Vicente Fernández sigue en terapia intensiva y es alimentado por una sonda

El cantante Vicente Fernández, de 81 años, permanece en cuidados intensivos y es alimentado por una sonda, mientras muestra leve avance en su rehabilitación física 24 días después de ser hospitalizado en Jalisco, occidente de México, informaron este lunes sus médicos.

“Se mantiene muy estable. El viernes por la noche, derivado de las secuelas de su enfermedad, la imposibilidad de tragar eficazmente y debido al tiempo de evolución, fue necesario colocar una sonda de alimentación ”, explicó el intensivista Arturo Gómez en rueda de prensa.

El procedimiento “mínimamente invasivo” en el que se colocó una sonda directamente sobre el estómago del cantante “se realizó sin eventualidades” y hasta el día de hoy se alimenta así, agregó.

El intérprete llegó hace unas tres semanas a un hospital privado de Guadalajara tras sufrir una caída que le provocó un golpe en las cervicales cercanas al cráneo, lesionando la médula espinal y dejándolo sin movimiento de brazos y piernas.

El cantante tuvo que ser sometido a una cirugía de urgencia que le provocó deterioro respiratorio y por lo tanto se le conectó a respiración artificial y, en consecuencia, fue sedado por completo para facilitar su recuperación.

Hace 10 días, la familia confirmó que Fernández padece el síndrome de Guillain-Barré, una afección en la que el sistema inmunológico ataca los nervios y que puede derivar en parálisis, algo que nada tiene que ver con la caída, según los familiares.

El médico Arturo Gómez afirmó que el cantante ha estado despierto y asiente con la cabeza y los ojos y mantiene su terapia de rehabilitación para reactivar el movimiento de brazos y piernas.

Explicó que Fernández no tiene problemas cardiovasculares ni infecciones propias de su condición y que la respiración asistida que ha recibido está disminuyendo porque comienza a respirar por sí solo.

El director del hospital, Ever Rodríguez, negó que se hubiera violado la seguridad del lugar luego de que los medios informaran la semana pasada que un hombre había eludido el dispositivo de seguridad hasta llegar a la habitación de Fernández para darle un remedio alternativo.

“No sucedió de esa manera. Nuestras medidas de seguridad con todos los pacientes son adecuadas, son correctas ”, dijo.

El equipo médico junto a la familia Fernández determinaron que ya no darán informes médicos presenciales a los medios, sino que los avances en la salud del cantante se difundirán cada tres o cuatro días a través de un comunicado oficial.

Antes de su llegada al hospital a principios de agosto, el cantante había sido hospitalizado por una fuerte infección urinaria.

A lo largo de su vida, Fernández ha superado diversas enfermedades, como el cáncer de próstata en 2002, la extirpación de un tumor en el hígado en 2012, un año después una trombosis que le hizo perder la voz y una cirugía para extirpar hernias. abs en 2015.