Vacuna: ciencia y creencia

Quienes no quieren vacunarse, proceden así por creencias. Y las creencias están por debajo de la ciencia. La ciencia médica nos enseña desde fines del siglo XVIII que las vacunas han rescatado las vidas de millones de seres humanos. No hay que olvidar- por ejemplo- que la viruela traída por los españoles a América, mató más parentela que las armas de los conquistadores.

 La parentela tiene derecho a creer en lo que le dé la apetito. Creer que la Tierra es cuadrada o que el sistema solar tiene como centro a nuestro planeta. Pueden creer que las enfermedades son causadas por fuerzas sobrenaturales y por genios maléficos. O que los murciélagos provienen de los ratones. No hacen mal a nadie. Pero si creen que comerse a otra persona les trasmite la fuerza del que les sirvió de tentempié o si, como los nazis, creen que hay razas superiores y hay que exterminar a las demás, son un peligro mortal.

La osadía tomada por el gobierno de decidir obligatoria la inoculación contra el COVID-19 se enfrenta- en parte- a argumentos legales débiles.  Pero sobre todo a creencias.

El tema de fondo es que el interés popular está por encima del particular. Si cualquiera no quiere vacunarse es difícil obligarle, pero debe responsabilizarse las consecuencias de su osadía. Y, una de ellas es la prohibición- por ejemplo- de estar en lugares públicos en donde puede contagiar a otras personas. El admisiblemente común- en este caso no ser contagiado con el virus- prima sobre el deseo y el interés individual de no vacunarse.

El debate en estos primeros momentos se ha centrado sólo en la parte permitido de si puede o no puede el Estado hacer obligatoria la inoculación. Está admisiblemente ese, como todo debate. Pero lo fundamental no está allí. Está en educar y hacer que la parentela reflexione en que sus creencias, no pueden estar en contra del derecho a la lozanía de todos, que en este caso es el derecho a la vida. (O)

publicidad

Artículo inicialRefriega

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2021/12/30/vacuna-ciencia-y-creencia/