Unos 260.000 niños siguen necesitando ayuda humanitaria en Haití un mes después del terremoto

Unas 650.000 personas, incluidos 260.000 niños adolescentes, necesitan ayuda humanitaria “urgentemente” en Haití un mes después del terremoto de magnitud 7,2 que asoló parte del país caribeño el 14 de agosto, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La agencia ha recibido menos del 11 por ciento de los 73,3 millones de dólares (unos 620 millones de euros) para dar respuesta a la emergencia, con esfuerzos específicamente dirigidos a temas de salud, educación, agua y saneamiento, nutrición y protección de la infancia.

El director de UNICEF para la región, Jean Gough, dijo en un comunicado que “los niños, niñas y adolescentes de Haití continúan luchando por asimilar las consecuencias de un terremoto que provocó el colapso de sus hogares, escuelas, instalaciones de salud y comunidades enteras. ”.

Más de 2.000 personas perdieron la vida y el número de heridos ronda los 12.000. Los servicios de salud continúan en gran parte “interrumpidos” en la parte suroeste de Haití, la más afectada por los terremotos, y “muchas familias con niños y adolescentes temen buscar tratamiento en los pocos centros de salud que quedan. ”.

Gough ha advertido que “el acceso limitado al agua potable y los servicios básicos de saneamiento está poniendo en riesgo la vida de los jóvenes”, por lo que UNICEF está trabajando no solo para recuperar los centros dañados, sino también para ofrecer clínicas móviles.

“Si las familias con niños no pueden acceder a los centros de salud después del terremoto, es fundamental brindarles servicios de salud vitales para evitar muertes”, explicó el titular de UNICEF. “Miles de ellos necesitan atención médica urgente y no podemos esperar a que se reconstruyan las instalaciones”, agregó.