Tokio 2020: los primeros Juegos Olímpicos en utilizar material reciclado para sus medallas | Ecología | Revista

Los residuos tecnológicos se recogieron entre abril de 2017 y marzo de 2019.

Las medallas de oro, plata y bronce otorgadas a los atletas en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos representaron no solo el mayor honor para los atletas, sino también una oportunidad para que Japón muestre su cultura y encanto al resto del mundo, así como su compromiso con iniciativas verdes.

En 2017, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 lanzó el Proyecto de medallas de Tokio 2020 para recolectar pequeños dispositivos electrónicos como teléfonos móviles usados ​​de todo Japón para producir las medallas olímpicas y paralímpicas. Este proyecto convierte a Tokio 2020 en los primeros Juegos Olímpicos y Paralímpicos de la historia en involucrar a los ciudadanos en la producción de medallas y fabricarlas con metales reciclados.

En los dos años desde abril de 2017 hasta marzo de 2019, el 100% de los metales necesarios para fabricar las aproximadamente 5,000 medallas de oro, plata y bronce se extrajeron de pequeños dispositivos electrónicos aportados por personas de todo Japón. Además, para producir medallas que encarnen las emociones de todos los que participaron en el proyecto, Tokio 2020 lanzó un concurso de diseño de medallas, invitando al público a presentar ideas.

También se estima que las autoridades municipales de todo Japón, que se sumaron a la logística del proyecto, recolectaron aproximadamente 78.985 toneladas (se utilizaron pequeños dispositivos electrónicos, incluidos teléfonos móviles). Además de los 6,21 millones de teléfonos móviles usados ​​recopilados por las tiendas NTT Docomo en todo Japón.

Por lo tanto, cada medalla otorgada a los atletas durante los Juegos de Tokio 2020 se hizo a partir de metales reciclados. “Agradecemos la cooperación de todos en este proyecto. Esperamos que nuestra iniciativa de reciclar productos electrónicos de consumo y nuestros esfuerzos por contribuir a una sociedad sostenible y respetuosa con el medio ambiente sean parte del legado de los Juegos de Tokio 2020 ”, dijeron sus organizadores.

Las camas destinadas a los deportistas en la Villa Olímpica también tenían su cuota ecológica, ya que su marco era de un tipo de cartón “más resistente que la madera”, según sus organizadores y que se recogió a finales del verano de 2019 y se reciclará ahora que terminaron las competiciones.