Río de Janeiro reenciende el pebetero olímpico para pasarle el testigo a Tokio

Río de Janeiro, sede de los Juegos Olímpicos de 2016, volvió a encender su caldero la noche del jueves en un acto simbólico para pasar el testigo a Tokio, que inaugurará este viernes la versión 2020.

Durante la ceremonia que marca el fallecimiento del testigo, dos menores, estudiantes de una villa olímpica municipal, encendieron el caldero ante el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, y el cónsul general de Japón Ken Hashiba.

En este enlace puedes ver todas las estadísticas de los Juegos Olímpicos de fútbol masculino: Click

https://deportes.eldiario.ec/html/v3/model.html?channel=deportes.futbol.jjoofutbolmasculino.591738&lang=es_LA&model=gamecast_v6&hidePagesMenu=true

El caldero olímpico de Río de Janeiro, parte de una obra de arte de 12 metros de altura, ha estado apagado desde la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de 2016 y ahora estará nuevamente encendido hasta el final de la cita en Tokio.

El Rio Caldero, atractivo turístico en la zona del puerto ubicado frente a la iglesia de la Candelaria, corona una obra de arte del escultor estadounidense Anthony Howe que imita al sol y cuyos enormes postes de acero inoxidable se mueven en diferentes direcciones según el viento.

“Logramos, con todo un escenario adverso, ofrecer unos Juegos que fueron inolvidables. Fueron unos Juegos Olímpicos que alegraron al mundo. Desde el punto de vista de su organización, fueron un gran éxito y dejaron un gran legado para la ciudad ”, dijo Paes.

A pesar de resaltar el legado de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Paes, en un acto en la mañana de este jueves, anunció nuevos usos para las instalaciones que se construyeron para el evento de 2016 y que quedaron abandonadas.

Según el alcalde, tres de los coliseos del Parque Olímpico de Río se convertirán en escuelas municipales y se ofrecerán otros espacios en concesión a la iniciativa privada.

Las arenas que se construyeron para balonmano y para actividades acuáticas serán desmanteladas y se construirán cuatro escuelas con sus partes, proyecto que tendrá un costo estimado de 78 millones de reales (unos 15 millones de dólares) y que, según el alcalde, debería comenzar en septiembre para estar listo en 2023.

Según el alcalde, el centro de tenis y otros pabellones del Parque Olímpico serán adjudicados en concesión a iniciativa privada en un concurso previsto para el próximo noviembre.

Las instalaciones olímpicas que fueron el orgullo de la “ciudad maravillosa” en 2016 y que costaron más de 40.000 millones de reales (unos 8.000 millones de dólares al tipo de cambio actual) están hoy en abandono, deterioradas y salpicadas por los escándalos de corrupción que dejó el millonario. desvíos de recursos públicos descubiertos durante las obras.