Policía cierra fiestas clandestinas con más de 300 personas

En un hotel, con piscina, bebida y música, unas 150 personas, estaban celebrando una fiesta clandestina. Entre los invitados había nueve adolescentes que fueron rescatados por la Policía Nacional.

La ‘caída’ fue en Izamba el pasado sábado. El evento se publicitó durante el semana a través de las redes socialesAsí se traicionaron los organizadores frente a las autoridades.

Según el teniente Jonathan Flores, personal de policía del distrito norte Está realizando constantes operativos para evitar fiestas clandestinas que son un foco principal para el contagio del coronavirus, además, ponen en riesgo la integridad de los menores.

“En esta celebración encontramos varios adolescentes que consumían bebidas alcohólicasTodas las semanas hacemos las investigaciones necesarias para encontrar estos lugares y detener las caídas clandestinas ”, dijo Flores.

Los nueve menores tenían entre 15 y 17 años y fueron rescatados por la Dirección Nacional de Policía Especializada de Niñez y Adolescencia. (Dinapen). Posteriormente fueron entregados a sus padres bajo un acto de responsabilidad.

Operatorio

En el operativo participaron la Intendencia y la Comisaría. El lugar, que funcionaba como hotel, estaba cerrado.

Acerca de Se suspenden cinco fiestas clandestinas cada semana en autoridades en Tungurahua, como afirma Diego Flores, Intendente General de Policía de la provincia.

Desde que terminó el estado de emergencia a mediados de septiembre, las celebraciones clandestinas han aumentado.

Capitán Luis Morales Guevara, titular del Dinapen, pidió más responsabilidad a los padres, “en la mayoría de las ‘caídas’ hay menores que están consumiendo alcohol, y eso es trabajo de los padres, que deben saber dónde están sus hijos, estamos viviendo una época complicada, donde además de los problemas que traen las bebidas, existe el riesgo de contagio del virus ”.

La Intendencia junto con la Policía cerraron este fin de semana también dos fiestas clandestinas en Patate.

quiero

La indignación de los habitantes de quiero quedó claro después de que se supo que en el Bario San Francisco del sector Chocaló unas 200 personas fueron encontradas en una fiesta sin que se respetara ningún tipo de medida de bioseguridad para evitar el contagio de COVID-19.

Personal de la Policía Nacional, así como el Frente Sur Occidental (Cevallos – Mocha – Quero – Tisaleo) conoció al individuo y llegó a la zona para desalojar el lugar.

En el lugar habían montado una carpa para ‘albergar’ a los fiesteros que disfrutaban la noche del sábado 19 de diciembre, mientras bailaban y tomaban bebidas alcohólicas.

los que estaban en el lugar expresaron su malestar por tener que parar su ‘diversión’Sin embargo, tuvieron que abandonar el lugar a pedido de las autoridades quienes les recordaron que los eventos masivos están prohibidos en todo el país.

Además, desde la Sede Política de Quero Se recordó que el cantón continúa en amarillo con semáforos epidemiológicos, a lo que se suma que acogieron con agrado la solicitud del Comité Nacional de Operaciones de Emergencia (COE) que prohíbe todo tipo de reuniones para las festividades navideñas. (NVP / APQ)

.