Piden cárcel para tres personas en caso de quema de Congreso de Paraguay

La Fiscalía paraguaya solicitó este martes condenas de cinco y seis años de prisión para tres personas en el juicio relacionado con el asalto e incendio de una oficina del Congreso en 2017, en el marco de las protestas contra el proyecto de reelección presidencial.

El Ministerio Público pidió después de los alegatos finales cinco años por alteración del orden público para Stiven Patrón y seis para Roberto Rojas, ambos del opositor Partido Liberal, y lo mismo que este último para Nelly Cortesi, también por ese acto punible.

“Los ahora acusados ​​habrían protagonizado la destrucción, incluso provocando un incendio en las instalaciones de la sede legislativa”, dice el comunicado del Ministerio Público.

Agregó que todos “fueron plenamente identificados a través de fotografías y videos de los sistemas de seguridad instalados en la zona donde ocurrieron los hechos”.

El juicio está pendiente de los argumentos de la defensa.

Los hechos ocurrieron el 31 de marzo de ese año, cuando un grupo de personas se manifestó frente al Congreso contra un proyecto de enmienda electoral promovido por el gobernante Partido Colorado para permitir un segundo mandato presidencial, prohibido por la Carta Magna.

De haber sido aprobado por las Cámaras, el proyecto de ley hubiera hecho posible que el entonces presidente, Horacio Cartes, se postulara para las elecciones presidenciales de 2018.

En medio de las acusaciones policiales, un grupo de personas ingresó a una oficina en la parte baja del edificio, en el centro histórico de Asunción, provocando daños y provocando un incendio.

Posteriormente, la policía irrumpió en la sede del Partido Liberal, el mayor de la oposición, sin orden judicial, provocando la muerte de un joven militante por el disparo de un agente.

Patrón dijo hoy a Efe que se trata de una persecución política y que esto está implícito en la solicitud de la Fiscalía, donde se le describe como un importante líder político del Partido Liberal capaz de provocar desestabilización.

“Admiten que me persiguen por pertenecer al partido político más importante de la oposición”, dijo el militante.

Afirmó que en su opinión la acusación es una solicitud de Cartes a la Fiscalía General del Estado, Sandra Quiñónez.

El presidente del Partido Liberal, Efraín Alegre, ha acusado reiteradamente a Cartes, uno de los principales articuladores del oficialismo, de controlar la Fiscalía a través de Quiñónez, designado durante su gobierno, y otras instituciones.

Cartes instó a sus seguidores a abandonar el proyecto de reelección presidencial tras el asesinato de Quintana, que con la quema del Congreso provocó la mayor crisis de su mandato. EFE