Los asesinos del hombre hallado en el camino a las canteras de Picoazá, el sábado 14 de agosto, hicieron todo lo posible para que el cuerpo no sea identificado.

¿Quién es la víctima? La respuesta está en manos de la Policía desde hace nueve días cuando se encontró el cuerpo.
El teniente coronel Juan Carlos Ruales, jefe de la Unidad de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased), afirmó que se han cumplido todos los pasos que exige el protocolo cuando se encuentra a un muerto sin identificación.
Ellos, por ejemplo, recolectaron las pruebas que ofrece el lugar donde se encontró el cuerpo: casquillos de bala y ropa del hombre.

Lo trasladaron al centro forense, donde permanecerá en un cuarto frío para detener la descomposición.

También realizaron una difusión a todas las áreas encargadas de personas desaparecidas en el país en busca de coincidencias físicas que les den una pista de identidad. Hasta el momento no ha sido posible identificarlo.