Médico adventista apasionado por el servicio humanitario trata a refugiados de guerras

El doctor dice que la vida es más emocionante cuando pasas tiempo haciendo la obra de Dios.

26 23 2015

Michael-John Von Hörsten con uno de sus pequeños pacientes en Lesbos, Grecia. Detrás de él, la clínica adventista rodante.

Lesbos, Grecia …[ASN] De 5 a 30 barcos llenos de inmigrantes llegan a la isla de Lesbos, Grecia, por día, como consecuencia de una huida desesperada por las guerras que afectan a países como Siria, Afganistán e Irak. En el lugar, una clínica móvil los espera a bordo de un autobús estacionado en la playa norte de Lesbos. El médico a cargo de la clínica es Michael-John Von Hörsten, hijo del pastor, quien llegó al lugar a mediados de octubre, un médico adventista sudafricano de 30 años que dedica su vida a servir a los más necesitados en los lugares más remotos del mundo.

Von Hörsten, un médico apasionado por la medicina de emergencia y la ayuda humanitaria, habló con la Agencia de Noticias Adventista de América del Sur (ASN) sobre su experiencia viviendo actualmente en la isla donde más de 300,000 migrantes han aterrizado este año.

ASN: ¿Cuál era tu trabajo antes de venir a Lesbos como voluntario?

Michael Von: Soy médico de cabecera y trabajo para grandes corporaciones en áreas remotas, particularmente en Papúa Nueva Guinea, pero mi principal pasión es el trabajo humanitario. Cuando me enteré del proyecto aquí en Lesbos, me entusiasmó la oportunidad de trabajar con refugiados. Estoy muy contento de haberlo hecho. Es uno de los trabajos más gratificantes que he tenido.

ASN: ¿Cuánto tiempo llevas haciendo obra misional? ¿Ha trabajado también en otros países haciendo obra misional? ¿Si es así, donde?

MV: Me gusta hacer obra misional tan a menudo como puedo. Utilizo mi trabajo corporativo para financiar mi trabajo humanitario. Este año pasé un tiempo trabajando en Nepal con las clínicas del Hospital Adventista Scheer Memorial, brindando consuelo después del terremoto. El año pasado me instalé en las islas del Pacífico Sur haciendo trabajo médico para quienes buscaban asilo del gobierno australiano. Realmente soy un apasionado del trabajo humanitario en general.

ASN: Eres un joven talentoso y, obviamente, podrías optar por hacer muchas otras cosas, ¿qué te motiva a hacer este trabajo médico misionero a diario?

MV: Los pacientes no me dejarán ir de aquí. Es una bendición poder servir y hacer algo para hacer de este mundo un lugar mejor para las personas que sufren. Ya sea secando a un niño enfermo y mojado o consolando a una madre en duelo. Aunque a veces es desgarrador.

ASN: ¿Te has sentido desmotivado en tu trabajo allí? Ya que parece que la crisis migratoria es un asunto sin fin.

MV: Sí, es abrumador pensar en la magnitud de la necesidad que existe y en lo poco que podemos hacer … pero aunque nuestros esfuerzos son mínimos, todavía somos capaces de hacer una diferencia a nivel individual. Son personas tan hermosas.

ASN: ¿Cuánto tiempo planeas quedarte en Lesbos ayudando a los refugiados?

MV: Planeo quedarme unas semanas más. Tengo un trabajo corporativo planeado para el próximo año para poder tener los fondos para llevarlo a cabo. Actualmente, mi esperanza es que el concepto adventista de ayuda sea replicado en todo el mundo y se convierta en una rama médica permanente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Estoy muy emocionado de participar en este trabajo. Por eso quiero quedarme todo el tiempo que pueda.

ASN: ¿De dónde sacas los fondos para este proyecto?

MV: Todos nuestros fondos se basan en donaciones. El objetivo es mantener el proyecto el mayor tiempo posible.

Done aquí para los refugiados de Lesbos.

ASN: Cuéntenos sobre el momento en que vio la mano de Dios trabajando con usted y su equipo en Lesbos.

MV: Hemos visto la mano de Dios todo el tiempo. ¡El apoyo ha sido increíble! En cuatro semanas, nuestra clínica ha instalado una de las instalaciones de emergencia mejor equipadas de la isla. Dios ha sido tan bueno con nosotros. Ahora tenemos equipos más avanzados que están llegando, como ultrasonido, equipo de laboratorio, monitores; etc. Tenemos poco dinero, pero Dios realmente está bendiciendo el trabajo.

ASN: ¿Cómo pueden nuestros lectores apoyar esta iniciativa?

MV: De tres formas. Primero a través del voluntariado. Necesitamos un flujo constante de médicos y enfermeras para mantener este proyecto en marcha. Incluso el trabajo de una semana ayuda. La segunda forma es financiando el proyecto. Necesitamos apoyo financiero para que el proyecto avance. Es caro. Podemos recibir donaciones a través del sitio web. www.asi-europe.org. Agradecemos todo el apoyo que podemos obtener. Y finalmente, puede ayudarnos copiando nuestro modelo de lo que estamos haciendo aquí y haciéndolo en su propio país. La necesidad está en todas partes.

ASN: Finalmente, ¿cuáles serían sus palabras para los jóvenes como usted que tienen el deseo de servir a Dios? ¿Cómo puede participar ahora o prepararse para el servicio misional en el futuro?

MV: Quiero animar a todos los jóvenes. La vida es más emocionante cuando pasas tiempo haciendo la obra de Dios. Y eso es. Participe donde quiera que esté y será muy bendecido. He sido y soy adicto a esto, ahora. No estaría en ningún otro lugar. [Equipo ASN, Cárolyn Azo]

Ver algunas fotos

La presentación de diapositivas requiere JavaScript.

Noticias relacionadas