Los votos blancos y nulos no favorecen las cifras del candidato con mayoría – Prueba 1

TRABAJO. El CNE intenta evitar el absentismo con campañas publicitarias.

Que los votos blancos y nulos suman al candidato que sale primero no es cierto. La Constitución solo habla de votos válidos para su elección.

La falta de credibilidad en las propuestas de los candidatos a la elección popular y la crisis que atraviesa la Función Electoral, hace A menos de un mes de las elecciones, un sector de la ciudadanía aún no ha definido a quién apoyar.

Si bien el Consejo Nacional Electoral (CNE), a través de campañas publicitarias, intenta incentivar el voto, los que tienen la opción de ir a las urnas o no prefieren quedarse en casa.

Felipe Burbano de Lara, analista político, aseguró que Las jornadas de debates de los candidatos presidenciales no contribuyeron a que esta realidad cambiara.

Pobreza en el discurso, ideas y propuestas para salir de la crisis, dijo, fue el denominador común en casi todas las intervenciones de los actores políticos.

“Lo que se demostró fue una gigantesca improvisación y falta de trayectoria política que no tienen nada que mostrar al país”, criticó.

Para Burbano, Los eventos televisados ​​no cambiarán las preferencias del electorado. Agregado que los solicitantes no tienen conexión con los votantes, generando reacciones apáticas en la población sobre el proceso.

La Ley

Solo los votos válidos se sumarán al recuento de los candidatos que participen en las próximas elecciones, previstas para el próximo 7 de febrero. Las nulas se contabilizarán como tales y no beneficiarán las cifras de ningún candidato a la dignidad electoral popular.

Para ganar en la primera vuelta, un candidato debe obtener más del 40% de los votos válidos y un 10% de diferencia con los suyos inmediatos. Ismael Quintana, constitucionalista, explicó que ni la Constitución ni la Ley Electoral otorgan facultades para emitir votos nulos o en blanco a la primera mayoría.

Agregó que la regla suprema establece, en su artículo 143, que las parejas serán elegidas por mayoría absoluta de votos válidos, entre los que no se incluyen los anteriores. “No se le puede dar valor porque no es una manifestación de voluntad popular por parte de ningún candidato”, dijo.

Sin embargo, el constitucionalista cuestionó que la norma deba ser más clara al respecto. (FLC)