Los talibanes ganan más territorio en Afganistán | Internacional | Noticias

Tras días de intensos combates, este domingo tomaron ciudades del norte del país.

Esta semana el avance de los talibanes en Afganistán sigue imparable con la toma de otras tres capitales de provincia, llevando así a cinco los centros regionales caídos en siete días bajo control insurgente, su mayor logro en 20 años de guerra.

Tras días de intensos combates, este domingo las ciudades norteñas de Kunduz y Sar-e-Pol, capitales de las provincias homónimas, y la nororiental Taloqan, capital de Takhar, las últimas en caer en un día lamentable para las fuerzas de seguridad afganas. .

“Después de mes y medio de resistencia en las afueras de la ciudad, y como hoy se intensificaba la lucha con los talibanes peleando calle a calle, (…) se decidió evacuar (Taloqan). La ciudad ahora ha caído bajo los talibanes ”, dijo a Efe el diputado Ashraf Uddin Aini, que representa a Takhar en el Parlamento.

A primera hora de la mañana, las fuerzas de seguridad salieron de Kunduz para atrincherarse en el aeropuerto provincial, mientras los talibanes aprovecharon la oportunidad para derribar un muro de la prisión y liberar así a cientos de presos, incluidos insurgentes.

“Toda la ciudad de Kunduz ha caído en manos de los talibanes y solo el aeropuerto provincial está bajo el control de las fuerzas de seguridad”, dijo el diputado Nelofar Koofi, que representa a la provincia de Kunduz en la cámara baja del Parlamento nacional.

La sede del gobernador, la policía y otros edificios gubernamentales están “por ahora en manos de los insurgentes”, dijo Koofi, revelando que la mayoría de los civiles permanecen en sus hogares o deambulan de un lugar a otro hacia áreas más seguras.

Malik, un residente de Kunduz, aseguró Efe que la capital está sumida en el caos y que se están produciendo “intensos combates”. Además, se ha incendiado un mercado textil, apuntó, algo que fue confirmado por las imágenes que llegaban desde la ciudad publicadas en las redes sociales.

El Ejército, en un comunicado, ha asegurado, sin embargo, que las fuerzas especiales están realizando un operativo para “despejar” la ciudad de insurgentes, en el que han logrado recuperar una rotonda y el edificio de la Radio Televisión Nacional.

“El enemigo ha sufrido grandes pérdidas y sus cadáveres yacen en las calles (…) Los ciudadanos de Kunduz deben estar a salvo: las fuerzas de seguridad los están defendiendo”, dijo el comandante Taj Muhammad, desplegado en la ciudad.

Los talibanes ya habían tomado Kunduz en 2015, de gran valor estratégico al conectar varias provincias y colindando con Tayikistán, logrando permanecer dos días en ella, un logro sin precedentes entonces desde la caída de su régimen con la invasión estadounidense en 2001.

Otra capital que cayó bajo el control de los talibanes el domingo después de intensos combates durante toda la noche fue Sar-e-Pol, explicó a Efe el diputado por la provincia Aziza Jalis.

“Los talibanes capturaron toda la ciudad” y ahora las fuerzas de seguridad y los funcionarios provinciales están “en una base del Ejército en un rincón” de la capital. “A excepción de la base del Ejército, todos los edificios gubernamentales cayeron en manos de los talibanes”, remarcó el parlamentario.

Los insurgentes también tomaron el control de la cárcel, aunque aún no han liberado a los prisioneros, dijo.

La población, mientras tanto, está atrapada entre los dos incendios.

“No sabemos qué hacer, estamos retenidos en nuestras casas y solo escuchamos los disparos y explosiones. La ciudad está vacía ”, dijo Farooq, uno de los residentes.

La provincia de Sar-e-Pol es una de las regiones menos desarrolladas del país y gran parte de su territorio ya estaba bajo el control de los talibanes, pero su capital nunca había caído en los últimos 20 años de guerra.

El principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, celebró en un comunicado la captura de Kunduz y Sar-e-Pol, y también aseguró que han obtenido una gran cantidad de armas.

Ataque en tres días

Este nuevo logro de los talibanes se produce tras la captura el sábado de Sheberghan, capital de la provincia noroccidental de Jawzjan, fronteriza con Turkmenistán, después de que un día antes tomaran el control de Zaranj, capital del suroeste de Nimroz, que limita con Irán.

Las cinco capitales de provincia son las primeras en caer en manos de los talibanes desde el inicio de su gran ofensiva, que coincidió con el inicio el 1 de mayo de la fase final de la retirada de las tropas extranjeras de Afganistán. También es el mayor logro de los talibanes en el país en dos décadas de conflicto.

El Ejército afgano, con el apoyo ocasional de la aviación estadounidense, está intensificando sus combates para recuperar el territorio perdido, con enfrentamientos en al menos 19 de las 34 provincias afganas, que han dejado al menos 572 insurgentes muertos y 309 heridos en las últimas 24 horas. según el Ministerio de Defensa.

Mientras tanto, continúan las muertes de civiles, como los 12 miembros de una misma familia, entre ellos seis niños, que fallecieron anoche tras la explosión de una bomba al paso de su vehículo en la provincia de Paktia, en el sureste del país. (I)