Los principales líderes adventistas desafiados a administrar bien y espiritualmente

El Consejo Sudamericano de la Iglesia Adventista tiene un fuerte énfasis en Comunión, Relación y Misión.

16 23 2014

Derek Morris destacó didácticamente conceptos como comunión y relación con los administradores.

Brasilia, Brasil … [ASN] El énfasis del trabajo de la Iglesia Adventista para los próximos años es claro para los líderes principales de la organización en ocho países de América del Sur.

Las tres palabras comunión, relación y misión. La tónica fue reafirmada por el líder sudamericano (de la División Sudamericana), Pastor Erton Köhler, a los llamados presidentes de Asociaciones, Misiones y Uniones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día reunidos desde el miércoles 14 en Brasilia, en un consejo.

El máximo grupo de dirigentes adventistas administra la Iglesia a través de 79 Asociaciones o Misiones en 16 uniones y cinco instituciones (red de comunicación y empresas editoriales y alimentarias) en Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Perú y Ecuador y llegó a la Capital brasileña para entender cómo enfrentar los desafíos administrativos sin perder su enfoque espiritual.

Lea también:

Las reuniones de líderes enfatizan: Comunión, Relación y Misión.

Uno de los oradores oficiales del evento, el pastor Derek Morris, destacó el concepto de comunión que tiene que ver con una búsqueda real del poder de Dios a partir del amor divino en la vida. Para Morris, es necesario no solo hablar, sino vivir de acuerdo con el corazón de Dios. Como lo hicieron los primeros discípulos, que también eran administradores, pero no dejaron de ver el inminente papel espiritual que les encomendaba el cargo.

Estas tres palabras tienen mucho que ver con la idea de una mayor sumisión a Dios y los principios bíblicos defendidos por uno de los vicepresidentes mundiales de la organización, Lowell Cooper, como indispensables para mantener unida a la iglesia, que hoy tiene en todo el mundo. alrededor de 18 millones de miembros.

Juego colaborativo

La Iglesia Adventista del Séptimo Día entiende que hay buenos ejemplos de acciones y proyectos que llevan a un énfasis en el compañerismo. Este es el caso de Perú. El presidente de la institución en la región norte de este país (Unión Peruana del Norte), pastor Edward Heindinger, informó que se creó una especie de juego colaborativo entre los integrantes para incentivar un estudio más profundo de la Lección de Escuela Sabática.

La iglesia, en este territorio, definió seis metas generales para que los más de 200 mil miembros tengan un buen entendimiento de lo que pueden hacer para avanzar en la obra adventista en la región. Y uno de los objetivos es el crecimiento del estudio de la Lección, lo que implica, en opinión de Heidinger, directamente una mayor calidad del compañerismo de los miembros. En la práctica, una gran parte de los adventistas que participan en la Escuela sabática está involucrado y es premiado por la realización del estudio diario de la guía. El proyecto se llama Estudio Mi Lección y se lleva a cabo, ahora, también en Grupos pequeños. Quienes piensan que el objetivo es promover la competitividad se engañan. “Estamos trabajando a nivel de distrito pastoral para que los mejores Grupos Pequeños sean premiados en términos de suscripción y lectura de lecciones. Por lo tanto, cada participante ayuda a las personas de su Grupo Pequeño y todos dependen de pasar más tiempo cada día en comunión al usar el material ”, dice el pastor.

Escuchar más a los miembros

El pastor Derek Morris también ha enfatizado que la relación destacada por la Iglesia solo será efectiva si es algo más allá de la interacción social. Morris compartió con los líderes sudamericanos que la relación se origina en la palabra griega koinonia, con una connotación de conectar a las personas en el amor de Dios para cumplir un propósito.

Y, en la práctica, eso es lo que hacen buena parte de los miembros adventistas de los estados de Ceará y Piaú. El pastor Lucas Alves, quien preside la Iglesia en esa región (Asociación Costa Norte), afirma que una relación con propósitos específicos de discipulado es una realidad en aquellos estados con más de 60 mil miembros.

Si hay un secreto, Alvez dice que es el proceso mediante el cual se está implantando la relación. Hace cuatro años, todo comenzó con la conciencia de que la relación se puede resumir en el lema “Personas que cuidan a las personas para llegar a las personas”. Hay una meta muy clara que quieren alcanzar de 10 mil nuevos discípulos formados por año (personas bautizadas en la iglesia con esa perspectiva).

“Entendemos que el rol de liderazgo no es tanto fortalecer la jerarquía, sino ser un facilitador. Estamos invirtiendo la pirámide, escuchando más al fondo, es decir, a los pastores de distrito y a los miembros que están liderando el proceso en las iglesias locales. Nos ayudan a guiar mejor el proceso para que más personas se comprometan a relacionarse con los demás para la salvación ”, dice. [Equipo ASN, Felipe Lemos]

Noticias relacionadas