Los caminos fronterizos del norte de Ecuador se disputan a sangre y fuego | Ecuador | Noticias

En siete días, cinco personas han sido asesinadas en la ciudad fronteriza de Ipiales, Colombia, y una en Tulcán.

Ipiales-Tulcán

Con fuego y sangre bandas conformadas por colombianos y venezolanos, dedicadas a la trata de personas y extorsión de conductores, comerciantes y migrantes, disputan los senderos y pasos fronterizos que se comunican con Ecuador y Colombia.

En siete días, estas estructuras del crimen organizado, que atemorizan a los habitantes de las poblaciones fronterizas colombo-ecuatorianas, sumaron cinco muertos en Ipiales y una persona asesinada en el norte de Tulcán., A 500 metros del río internacional Carchi-Guaytara, sector La Ladrillera.

Expertos colombianos en seguridad aseguran que el llamado plan binacional Espejo habría fracasado, implementado por los ejércitos y policías de ambos países desde el pasado 20 de abril, que tenía como objetivo controlar los circuitos rurales que conectan las dos naciones.

Policía desmantela banda que suministraba armas, explosivos y municiones a grupos armados colombianos

La guerra entre dos grupos criminales se intensificó en esta última semana con un saldo fatal que involucra a venezolanos y colombianos, en el intento de recuperar el control de estos lugares que conectan Tulcán e Ipiales.

Se presume que varios heridos que participaron en un enfrentamiento en La Verbena (Colombia) ingresaron a Ecuador para ser atendidos en territorio ecuatoriano, según confirma un informe policial.

Sin embargo, Edwin Proaño, comandante de la Subzona Policial en Carchi, tergiversó eso luego de informar que realizaron una verificación en los centros de salud estatales y en el hospital de Tulcán.

Dos pandillas, emparentadas con los Choneros y Lagartos, en pelea en el penal de Esmeraldas

Estos hechos violentos muestran que la estrategia de control migratorio en estos 38 lugares no reconocidos por los dos países, utilizados por personas de todas las condiciones sociales para desplazarse entre Ipiales y Tulcán o viceversa, es confrontada por estas organizaciones.

Las operaciones demuestran que son rutas para la comisión de delitos

Los operativos militares realizados durante los 510 días que el puente internacional de Rumichaca está cerrado han dejado al descubierto la comisión de diversos delitos en estos lugares, que van desde el contrabando masivo hasta el tráfico de migrantes.

El combate del pasado lunes entre los integrantes de las pandillas Patio Uno de Colombia y Tren de Aragua de Venezuela, no solo dejó muertos y heridos, sino también una casa quemada en La Verbena (Colombia) donde vivían venezolanos y un vehículo incinerado.

En el puente de Rumichaca, dos acusados ​​de pertenecer a un grupo armado fueron entregados a la Policía de Colombia

Luego de 16 meses de ser suspendido el paso normal de vehículos y personas por el viaducto binacional (Rumichaca) para evitar el ingreso de casos de COVID-19, la dinámica de estas rutas prohibidas alimenta el paso de migrantes, drogas, armas, dinero falso, oro. bares, entre otros.

En Ipiales, Colombia ingresan migrantes de origen haitiano y africano, quienes son movilizados desde Ecuador por organizaciones dedicadas a la trata de migrantes.

Estas actividades al margen de la ley se han vuelto rentables para estos grupos identificados con el crimen organizado, que estos días luchan ferozmente por estos territorios en ambos lados de la frontera.

Los enfrentamientos buscan controlar estos sectores que se ubican en las zonas periféricas de Tulcán en Ecuador y en Ipiales, Cuaspud y Carlosama en Colombia, donde varios lugares se han convertido en mini-terminales para motocicletas o vehículos privados para transportar personas entre las dos ciudades. .

Alcalde de Ipiales pide refuerzos militares

Fernando Villota, alcalde de Ipiales, ante las continuas ejecuciones en esa ciudad, solicita al Ministerio de Defensa de Colombia que aumente la fuerza pública con personal militar para ser dispuesto en el cordón fronterizo.

Alfonso Reyes, subcomandante de la Policía de Nariño, reconoce que la ola de violencia es fuerte en Ipiales por la disputa por los senderos fronterizos, razón por la cual luego de un consejo de seguridad celebrado el miércoles decidieron prohibir el movimiento de dos personas en motocicletas. y el uso de vidrios polarizados.

Nelson Parrado, Comandante de la Policía de Ipiales, confirmó que lograron capturar a siete personas vinculadas a la trata de personas y conspiración para cometer un delito luego de una investigación realizada durante un mes en ese puerto fronterizo.

El personal naval se retira del destacamento Selva Alegre en Esmeraldas; sus instalaciones están gestionadas para ser utilizadas por la Policía

Según Parrado, se desmanteló el grupo organizado común llamado Patio Uno, dedicado al tráfico ilícito de migrantes desde Ipiales hacia territorio ecuatoriano, mediante trámites informales.

Las investigaciones indican que cometieron delitos en las terminales de transporte de las dos ciudades fronterizas, utilizando automóviles que ofrecen transporte informal conocido como los dos lechuceros.

Otra medida son los controles a los hoteles donde se alojan los extranjeros que pasan irregularmente a Ecuador o vienen de Tulcán al interior del vecino país.

Nueva víctima

Edwin Beltrán, de 52 años, dueño de un vehículo en el que transportaba ilegalmente pasajeros entre Ipiales-Santa Fe y Urbina, en la frontera internacional y viceversa, murió dentro de su automóvil con cuatro disparos.

Testigos aseguran que dos personas vestidas de negro y en motocicleta en la zona del cementerio de Ipiales, donde más de 100 transportistas irregulares estacionan sus autos para trasladar personas a la frontera, han sido los responsables.

La víctima llevaba un año trabajando como transportista informal de pasajeros, no tenía antecedentes judiciales, y se presume que no pagó la vacuna (valor económico) que estas organizaciones criminales cobran a los transportistas, migrantes y comerciantes por transitar. estas arterias fronterizas.

El coronel Edwin Proaño dice que están coordinando acciones con el Ejército y otras instituciones para controlar los senderos, pero aclara que necesita 100 policías para vigilar estos lugares las 24 horas del día..

Los caminos fronterizos del norte de Ecuador se disputan a sangre y fuego | Ecuador | Noticias
En El Partidero (en Ipiales), donde están estacionadas más de 100 motocicletas para trasladar personas entre Ipiales y Tulcán, un ciudadano venezolano fue asesinado a raíz de los enfrentamientos entre las bandas que intentan controlar estos sectores.

Proaño sostiene que es una lucha de poder entre las dos bandas de extranjeros para mantener el control de estos pasos. “Estas organizaciones criminales tratan de intimidar a los usuarios frecuentes de estas vías para obtener una ganancia económica”, advierte el oficial, quien agrega que en territorio ecuatoriano no hay pago por vacunas.

Una última operación realizada el jueves retuvo 34 motos que no contaban con la documentación que prueba que los títulos de propiedad de los conductores y dos motociclistas fueron aprehendidos y están siendo investigados.

Sin embargo, estos pequeños vehículos son recuperados por sus dueños y continúan operando entre el sector de 4 Esquinas (Ecuador) – El Partidero (Ipiales) donde, como reconoce Proaño, además de movilizar personas, drogas, mercancías, cilindros de gas ecuatorianos, migrantes. pasar.

El jueves pasado, un ecuatoriano y un colombiano fueron capturados transportando 20 kilos de marihuana en una motocicleta por esta ruta, dice Proaño., quien acusa que en territorio fronterizo colombiano hay poca o ninguna presencia policial y militar y la información solicitada no se entrega en tiempo real como es el caso de la Policía Peruana, lo que retrasa las investigaciones.

Los lugares utilizados para pasar en motocicletas o en autos desde Tulcán a los pueblos colombianos son: Urbina, 4 Esquinas, Tufiño, Río Carchi, frente a Santa Fe, El Partidero, Chiles y Carlosama en Colombia.

Hay propiedades privadas que se encuentran entre los dos países que se arriendan a personas que cobran una especie de peaje a los vehículos que transportan venezolanos desde Colombia y haitianos y africanos desde Ecuador por estas tierras, siendo difícil sancionar a los dueños.

Los vecinos aguardan la creación de una ordenanza municipal para sancionar estas irregularidades, tema que será planteado con el COE de Tulcán. Para la policía, un foco donde estas bandas transnacionales estarían operando en Tulcán sería la terminal terrestre.

Además, solicitan a la Agencia Nacional de Tránsito, Ministerio de Turismo, Servicio de Rentas Internas, Municipio de Tulcán, Sindicato de Conductores (dueño de la terminal), entre otros, que controlen más de una decena de oficinas de turismo o viajes que operan dentro del terminal terrestre administrada por extranjeros. (I)