Los adolescentes musulmanes se unen a los adventistas para rechazar las pruebas del sábado

Adventist Review no ha identificado la escuela ni su ubicación para evitar complicar su trabajo.

17 23 2014

Adultos mayores adventistas y musulmanes en una fiesta de Nochevieja. [Foto de cortesía de la División Euro-Asiática].

Maryland, Estados Unidos … [ASN] Los estudiantes musulmanes de una escuela adventista en la ex Unión Soviética estaban tan seguros de que Dios intervendría para reprogramar sus exámenes finales estatales, programados para el sábado, que simpatizaron con sus colegas adventistas al negarse a dar los exámenes en una escuela pública, incluso si significaba que no se graduarían.

La fe adolescente dio sus frutos

En el último minuto, el gobierno predominantemente musulmán del país autorizó que se puntuaran los exámenes, sorprendiendo a los maestros adventistas que habían pasado días agonizando con la situación que vivían.

El hecho más extraordinario es que la autorización vino del escritorio de un viceministro que recientemente había obligado a la escuela adventista a eliminar la palabra “cristiano” de su nombre institucional.

“Los estudiantes musulmanes decidieron mantenerse firmes en los principios de no trabajar y estudiar en sábado que habían aprendido en la escuela adventista, y esta fue una decisión maravillosa”, dijo Gullermo Biaggi, presidente de la División Euroasiática de la Iglesia Adventista. cuyo territorio incluye la mayor parte de la ex Unión Soviética. “Dios inspiró no solo a alguien en el gobierno a reprogramar los exámenes, sino que también inspiró y aumentó la confianza de los estudiantes en nuestro Creador y Redentor”, dijo.

Adventist Review no ha identificado la escuela ni su ubicación para evitar complicar su trabajo.

La única esperanza que quedaba era Dios

La escuela, que atiende a 280 estudiantes de 6 a 17 años, pasó por un año escolar 2013-14 difícil, ya que enfrentó varios desafíos de las autoridades y otros enojados por la presencia de una escuela cristiana en un país musulmán, comentaron. los líderes de la escuela y la Iglesia.

Los maestros empezaron a rezar. Algunos estudiantes provenían de familias adventistas, la mayoría de las cuales eran musulmanas.

Cualquier intento de retrasar los exámenes, para el domingo, parecía fallar. Ningún funcionario de educación local quiso asumir la responsabilidad de autorizar el cambio. El director de la escuela envió una carta a un trabajador del Ministerio de Educación, quien prometió ayudar, pero no respondió. “La única esperanza que quedaba era Dios”, dice el director en un comunicado facilitado por la División Euro-Asia.

Lea también:

New Time lanza el juego Prophecies para niños

El director reunió a los estudiantes para explicarles la situación. Dijo que la escuela todavía estaba tratando de reprogramar los exámenes, pero no podía prometer éxito. También dijo que había hecho arreglos con una escuela pública cercana para ofrecer las pruebas a quienes quisieran dárselas. “Esto le dio a cada alumno la oportunidad de tomar su propia decisión, conociendo muy bien las consecuencias de sus decisiones”, dijo el director. Los estudiantes de último año, primaria y secundaria, que no tomaran el examen no se graduarían, y mucho menos aprobarían el año.

Eso no fue todo

El director descubrió que ninguno de los estudiantes se había inscrito para tomar los exámenes en la escuela pública el sábado. Mientras hablaba con ellos, se enteró de que habían visto tantas manifestaciones del poder de Dios durante el año escolar que habían decidido que Dios no los abandonaría en algo tan simple como eximirlos de los exámenes del sábado. Los estudiantes musulmanes habían decidido unirse a sus colegas adventistas y permanecer fieles al sábado bíblico. [Equipo ASN, Andrew McChesney]

Leer la noticia completa aquí.

Noticias relacionadas