Logran incrementar la competencia de la inmunoterapia en el cáncer de mama

Investigadores españoles han conseguido modificar tumores resistentes a la inmunoterapia en vulnerables a este tratamiento y han acabado curaciones en ratones mediante una innovadora organización terapéutica en cáncer de mama triple gafe, el subtipo más agresivo.

El cáncer de mama triple gafe representa solo un 15 % de los casos, pero es uno de los de progresión más rápida y afecta a pacientes más jóvenes.

El trabajo, que publica hoy la revista Nature Cancer, ha utilizado un reformador sistema práctico de ARN mensajero, similar a la tecnología de las vacunas contra la COVID-19, para producir un creador, el gen LCOR, en las células tumorales y que se hagan visibles y sensibles al sistema inmunitario.

Investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y del Hospital del Mar de Barcelona (noreste de España) han descubierto que las células mamá tumorales son la causa principal de la resistor a la inmunoterapia en este subtipo de cáncer de mama porque son invisibles al sistema inmunitario, y esto hace que la inmunoterapia no funcione.

Este subtipo de cáncer de mama tiene niveles bajos del creador LCOR, que desempeña un papel secreto, hasta ahora desconocido, para que las células presenten en su superficie los antígenos, moléculas que permiten al sistema inmunitario diferenciar a las células normales de las tumorales y atacar a estas últimas.

publicidad

En el caso de las células mamá tumorales, la depreciación presencia de este creador LCOR hace que resulten invisibles a las defensas del cuerpo y se hagan resistentes a la inmunoterapia.

«Esta sagacidad de las células mamá tumorales de permanecer invisibles en presencia de el sistema inmunitario les permite sobrevivir al tratamiento con inmunoterapia», explica Toni Celià-Terrassa, que lidera el Laboratorio de Células Causa Cancerosas y Dinámicas de Metástasis.

El investigador detalla que han comprobado cómo, «a pesar del tratamiento con inmunoterapia, estas células sobreviven y tienen la capacidad de gestar resistencias, un hecho vinculado con su capacidad de ocultarse del sistema inmunitario, que les permite escamotear la inmunoterapia».

Los científicos comprobaron con ratones de laboratorio cómo esta situación se revertía cuando se activaba el gen LCOR en este tipo de células y se ponía en marcha la maquinaria para ser detectadas por el sistema inmunitario.

«Se proxenetismo de reconfigurar el tumor para hacerlo totalmente visible y, por lo tanto, sensible a la inmunoterapia, pasando de la invisibilidad a la visibilidad», apunta Iván Pérez-Núñez, investigador del IMIM.

Los científicos asimismo han comprobado cómo, combinando esta tratamiento con la inmunoterapia, la tasa de respuesta al tratamiento era total y se eliminaban todos los tumores curando a los ratones a amplio plazo, lo que, según los médicos, permitiría evitar la reaparición del cáncer y la reproducción de resistencias.

Para su estudio, utilizaron una organización inspirada en la tecnología usada para las vacunas de ARN mensajero contra la COVID-19 para transportar e introducir en las células tumorales ARN del gen LCOR y activar su función.

Los investigadores desarrollaron nanovesículas biológicas, pequeñas estructuras en forma de bolsa formadas en las células, para trasladar esta información y comprobaron que lo hacían de forma exitosa, impidiendo la invisibilidad de las células mamá tumorales.

«Lo que estamos haciendo es que el sistema inmunitario vea mejor a la célula tumoral. A diferencia de las células sanas, las células malignas tienen mucha más carga de antígenos extraños reconocidos, no propios del sistema inmunitario. De esta forma, las defensas naturales del cuerpo reconocerán, atacarán y eliminarán las células malignas», resume Celià-Terrassa.

Esta organización puede ser aplicable a otros tipos de tumor, aunque antaño se tendrán que hacer estudios de seguridad y ensayos clínicos en humanos. EFE

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/03/17/logran-incrementar-la-eficacia-de-la-inmunoterapia-en-el-cancer-de-mama/