Un niño autista de tres años que se perdió el viernes en una propiedad rural en el este de Australia fue encontrado con vida por los servicios de emergencia el lunes, bebiendo de un arroyo a unos 500 metros de la granja familiar, aparentemente sin heridas. grave.

Las alarmas se dispararon al mediodía del 3 de septiembre, cuando la policía del distrito de Hunter Valley en Nueva Gales del Sur recibió un primer informe de la desaparición de un niño en el área de Putty. La familia no pudo encontrar al niño, lo que provocó una respuesta conjunta de diferentes cuerpos con cientos de efectivos.

La Policía ha confirmado en un comunicado que este lunes un helicóptero avistó al menor alrededor de las 11:30 am (hora local). El niño fue trasladado con la familia y sometido a una primera evaluación por parte de los servicios médicos.

El padre ha celebrado el hallazgo y ha asegurado que el menor solo presenta heridas leves. “Tiene un sarpullido en el pañal, las hormigas lo han picado, se ha caído, pero está vivo”, dijo, según la cadena australiana ABC News.

El niño ha aparecido en una zona que previamente había sido rastreada por los servicios de búsqueda y la Policía asume que precisamente tener acceso al agua podría haberle salvado la vida.