Las prioridades están en el área social

Las demandas sociales aumentarán después de la pandemia, pero los recursos fiscales siguen siendo limitados.

La pobreza creció el año pasado y la clase media se contrajo, fenómeno que amenaza con generar mayores tensiones sociales si el gobierno no ayuda a equilibrar el campo de juego cuando la economía comience a reactivarse.

La salud, la educación y el acceso a Internet son servicios que han adquirido nuevas dimensiones en medio de la pandemia y que deberán fortalecerse para crear sociedades equitativas.

La vacunación es una prioridad a corto plazo, pero a medio plazo será necesario invertir más en el sistema de salud, para estar preparados para la próxima pandemia.

La falta de acceso a Internet aumenta la desigualdad, ya que quienes están conectados tienen más posibilidades de estudiar o trabajar. En educación, el Banco Mundial advirtió que en América Latina se ha perdido más de un año y medio por el cierre de escuelas. Si no se toman las medidas correctivas a tiempo, se perpetuará el ciclo de la pobreza.

Esto obliga al Gobierno a acelerar la reactivación productiva e invertir más en el área social. El primero es necesariamente la vacunación masiva, objetivo que avanza de la mano de una alianza público-privada.

Esta reactivación también permitirá recuperar los puestos de trabajo perdidos. Las cifras del pasado mes de junio muestran una leve mejora en el mercado laboral. El Banco Central señaló que el ciclo de crecimiento del PIB se encuentra en una fase de expansión económica, lo que sugiere una mejor segunda mitad de este año.

El mayor precio del petróleo, que hoy ronda los USD 70 por barril, para el crudo WTI, es un alivio para la caja fiscal, pero no resuelve las enormes necesidades de financiamiento fiscal para este año, que superan los USD 8 mil millones.

El Banco Mundial y el BID han estado abiertos a apoyar al Gobierno y han enfatizado la necesidad de invertir más en el área social. Se espera que el plan económico del gobierno y el nuevo acuerdo con el FMI reflejen esas prioridades.