Las enfermedades tropicales cobraron vida como pioneras en Ecuador – Noticias

Thomas Davis es considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador.

11 23 2016

Thomas Davis es considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador.

Brasilia, Brasil …[ASN] Entre los primeros colportores destacados del siglo XIX se encuentra Thomas H. Davis, quien inició la labor de colportación (venta de libros cristianos) en California (EE. UU.) En 1980. En ese momento recibió una llamada a colportación en Chile junto con otro colportor llamado Frederick W. Bishop. Ambos solteros, partieron de San Francisco, California, el 18 23 1894. Viajaron 50 días en bote para continuar el trabajo de Clair A. Nowlen, el primer colportor que llevaba seis meses trabajando en el país sudamericano.

Cuando llegaron al puerto de Valparaíso, Chile, los colportores fueron recibidos por Nowlen el 10 23 1894. Nowlen, con una caída en las ventas, salió del campo para que los dos jóvenes pudieran colportar, dice el profesor Elder Hosokawa, coordinador de el curso de formación. Historia de la Universidad Adventista de Sao Paulo, Brasil (Centro Universitário Adventista de São Paulo – campus Engenheiro Coelho).

Lea también:

Ambos repartidores, hablando unas palabras en español, comenzaron a mantener contacto con los pobladores, uno de ellos era Prudence Nuñez Balada, esposa del pastor protestante Enrique Balada. La pareja se interesó por el mensaje del sábado bíblico y se convirtió en la primicia del adventismo en el país.

Davis y Bishop aprendieron rápidamente el idioma local, leyendo la Biblia en español en voz alta. El evento llamó la atención de Victor Thomann, un suizo alemán de 18 años, que soñaba con dos hombres leyendo el Salmo 103 en voz alta. Víctor aceptó las verdades bíblicas y compartió sus conocimientos con su hermano Eduardo, quien aceptó el mensaje. Según las investigaciones del profesor Hosokawa, los hermanos Thomann formaron parte de la primera escuela sabática que comenzó a funcionar en la residencia de la familia Balada en Santiago de Chile. “La conversión de estos jóvenes resultaría en dos futuros líderes prometedores, que se destacarían en la promoción de la literatura adventista en español en países como Chile, Bolivia, Perú y Argentina”, dice Hosokawa.

Después de seis años de trabajo de colportaje en Chile, Davis conoció a Suzana con quien se casó en 1901. Debilitado de salud, regresó a los Estados Unidos para recuperarse. Sin embargo, en 1904 regresó a Ecuador para seguir colportando con su esposa y sus dos hijas. El trabajo duro y la enfermedad llevaron a los misioneros a pagar un alto precio.

Las lluvias torrenciales y el calor de Ecuador favorecieron la proliferación de la malaria y la fiebre amarilla, dice el historiador Hosokawa. Males que en ese momento no tenían cura. A esto se sumaba la intolerancia religiosa para Davis Thomas y su familia cuando trabajaban en el interior del país. En el tercer embarazo de Suzana, los farmacéuticos se negaron a vender su medicamento, ya que le diagnosticaron una enfermedad tropical.

“Sabía bien que cuando me mudara con mi familia al interior, mi amado compañero se dejaría llevar por la muerte aquí en Ambato. 16 de julio [de 1907], enferma durante cinco días, descansó. La enterramos en el cementerio municipal bajo una gran morera, para esperar la voz del Dador de la vida ”, escribió Thomas. También agregó: “Qué pérdida, especialmente para las niñas. Solo aquellos que pasaron por tal experiencia pueden comprender completamente lo que es perder a un compañero amado, alguien que sufrió a causa de la verdad. […]… Estaba solo ”, dice el libro de Greenleaf Floyd, Land of Hope.

Con tres hijos, uno de cinco años, otro de dos y un recién nacido, no hubo otra alternativa que regalar el más pequeño a los maridos William y Millie Elliot Steele, compañeros de trabajo en Chile y Ecuador.

Inicios del adventismo en Ecuador

Davis, considerado el primer heraldo de la fe adventista en Ecuador, fue un incansable pionero de la página impresa y la exposición de las Escrituras.

En 1907, el pionero vio los primeros resultados misioneros con el bautismo del primer ecuatoriano, CE Yépez, quien presentó importantes servicios a la causa de Dios. En 1908, Davis regresó a Chile como director de escrutinio. Tres años después, en 1911, a los 45 años, enfermo y consumido por el trabajo duro, Hosokawa dice que Davis buscó al Sanatorio Adventista del Plata, ubicado en Entre Ríos, Argentina, para tratar sus dolencias físicas. Finalmente, el precursor falleció el domingo 26 23 1911. El funeral se llevó a cabo en la tarde del día siguiente.

Hosokawa comenta que Davis se volvió a casar con Gertrudes Leiva, quien en 1924 se mudó a California. Durante 20 años se desempeñó como docente tanto en Chile como en el Academia de Arizona (ESTADOS UNIDOS). Fue secretaria de la Escuela Sabática de la Asociación Chilena y de la Asociación del Sur de California de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. En 1935 regresó a Chile y murió en 1944 en el mismo sanatorio donde murió su esposo 33 años antes. [Equipo ASN, Cárolyn Azo con informaciones de Elder Hosokawa y del libro Misioneros en Sudamérica de Daniel Oscar Plenc]

Fuentes de investigación

[1]PLAYA, Harlam P. et alii. Misiones protestantes en América del Sur. Nueva York: Movimiento de estudiantes voluntarios para misiones extranjeras, 1900. p. 207; MILLARD, EC; GUINNESS, LE Sudamerica: el continente abandonado. Londres: E. Marlborough, 1894, pág. cincuenta.

[1] TIERRA, Gary. Diccionario histórico de los adventistas del séptimo día. Lanham, MD, EE.UU .: The Scarecrow Press, 2005. p.109 y 201.

[1] FL Mead, “Itens from the Canvassing Field”. Advent Review y Sabbath Herald. 30 23 1894, pág. 684; “Mensajes personales.” Adventist Review y Sabbath Herald. 22 23 1895. p. 64; TH Davis “Cinco años en Chile” Revista Misionera. Mayo de 1900, pág. 216-219.

[1] La autora de esta investigación conheceu en Brasil Amera Cláudia Balada Iwaki, gran amiga de Prudence y Enrique, quien estudió enfermedades en UNASP Campus SP y también fue neta neta de un gran evangelista estadounidense, el pastor Walter Schubert, casado con Amera, umas das filha do Casal Enrique e Prudence.

[1] HB Lundquist, “Cómo llegó el adventismo a Chile”. Revisar. 24 23 1972, pág. 15 y 16.

[1] Thomas H. Davis, “Experiencia en Chile”. Revista de Adviento y Heraldo del sábado, 1 23 1898, p. 79.

[1] Thomas H. Davis “Guayaquil, Ecuador”. Registrador de Pacific Union. 9 de marzo, pág. 2.

[1] GREENLEAF, Floyd. Terra de Esperança: o crescimento da Igreja Adventista na América do Sul. Tatuí, SP: Casa Publicadora Brasileira, 2011 p. 148.

[1] PLENC, Daniel Oscar. Misioneros en América del Sur: pioneros del adventismo en América Latina. Buenos Aires: Asociación Sudamericana de Editores, 2008, p. 64; “El final del viaje: Millie Elliot Steele”, Advent Review y Sabbath Herald, 29 23 1949, página 28; “Obituarios: William Steele”, Revista de Adviento y Heraldo del sábado, 31 23 1952, p. 19.

[1] JW Westphal, “El mensaje del tercer ángel en Ecuador”. Revista de Adviento y Heraldo del sábado. 12 23 1907, pág. 14; NEUFELD, Don (Ed.) Enciclopedia Adventista del Séptimo Día. Hagerstown, MD: Review and Herald Publishing Association, 1996, v. 10, pág. 488.

[1] Leopoldo Zambra Rios. No con ejército, no con fuerza, sino con su espíritu. Santiago: Servicio Educativo de Hogar y Salud, 1994, p. 37.

[1] Vida para la misión: Thomas H. Davis. Memorial Adventista. Facebook. Consultado el 7 23 2016.

[1] H. Olson, “El final del viaje: Gertrude Leiva Davis”. The Advent Review y Sabbath Herald. 20 23 1944, pág. veinte uno.

[1] Informe estadístico anual 2015. Silver Spring, MD: ASTR General Conference of SDA, pág. 20.

Noticias relacionadas