‘La inversión extranjera directa aumentaría la contaminación en países como Ecuador’, revela estudio | Ecología | Revista

Una investigación de la UDLA mostró que mientras el PIB per cápita crece un 1%, las emisiones de CO2 per cápita aumentarán un 4% en América Latina.

Por cada punto porcentual que aumenta la inversión extranjera directa (IED) en América Latina, incluido Ecuador, las emisiones de CO2 aumentan en medio punto. Esta fue una de las conclusiones del estudio América Latina: ¿un paraíso para la contaminación ambiental?, publicado en la revista Revista Tropical de Ciencias Ambientales, Julio pasado.

El estudio, que analiza la relación entre desarrollo económico y contaminación, fue realizado como proyecto de grado por Camila Freire, economista egresada de la Universidad de las Américas (UDLA) y dirigido por profesores del mismo centro académico Karla Meneses y Gustavo Cuesta. .

Se analizaron datos de 15 países de América Latina, incluido Ecuador, generados entre 1980 y 2015. La investigación también mostró que a medida que el producto interno bruto per cápita crezca en un 1%, las emisiones de CO2 per cápita aumentarán en un 4%. En teoría, esto sucederá hasta que los países alcancen el punto de inflexión en su crecimiento económico, como sucedió con las naciones desarrolladas.

“Pero sin embargo, Se demostró que América Latina todavía está en la parte ascendente, es decir, seguimos desarrollándonos y aún tenemos economías que exportan y producen bienes primarios. En el caso de Ecuador, se extrae petróleo, minería donde su carga ambiental es alta. Si comparamos con lo que ocurre en Europa, ya están del otro lado de la curva y tienen economías más enfocadas a la industria, los servicios, las telecomunicaciones, la logística, que son sectores menos contaminantes.”, Indica Cuesta.

Ahora, el problema es que si bien las naciones desarrolladas dejan de producir bienes contaminantes, invierten en países en desarrollo, con controles ambientales limitados, en industrias como la petrolera o la minera para importar estos bienes a sus economías.

“Latinoamérica para atraer capitales, más tecnología abre sus puertas a la inversión, pero todavía no es una preocupación en la región regular la contaminación, es la región con menos cargas de impuestos ambientales. En Europa, la eliminación de los autos de combustión en 15 años ya está en discusión, pero en países como Ecuador solo estamos viendo si quitaremos los subsidios (a los combustibles) o no ”, dice Cuesta.

Aunque Ecuador y Latinoamérica, reflexiona el docente, necesitan extraer estos recursos porque no tienen la capacidad, el talento humano, la tecnología para que en el corto plazo se puedan explotar otros ”:No podemos exportar satélites de la noche a la mañana. Una solución es que los recursos generados en las industrias extractivas sean reinvertidos en la generación de nuevas capacidades para el desarrollo. Las rentas de estos recursos se han derrochado en corrupción o se han reinvertido en estos sectores sin reducir la desigualdad y la pobreza. Además, los recursos naturales son limitados. Que es el plan b? ”.

Con esta pandemia, ¿los seres humanos realmente le hemos dado al planeta el respiro que ha necesitado durante décadas?

La investigación concluye que la IED está asociada a una mayor degradación ambiental y, por lo tanto, la región latinoamericana es considerada un paraíso para la contaminación. Además, afirma que la IED que se dirige a territorio latinoamericano podría estar focalizada en procesos productivos altamente contaminantes: “La explotación de recursos naturales y materias primas es atractiva para la inversión extranjera, ya que estos recursos pueden ser limitados en sus países de origen. y generan altos retornos al capital, debido a su escasez global ”, señala el estudio.

Además, agrega la investigación, las empresas extranjeras ubicarán sus operaciones en aquellos países donde obtengan mayores ganancias y minimicen sus costos operativos, incluidos los ambientales.

Es por eso que la recuperación económica pospandémica jugará un papel vital en los márgenes de contaminación de América Latina. Aunque en 2020 hubo un respiro de la cuarentena obligatoria que retrasó el llamado sobregiro de la Tierra hasta el 22 de agosto, este año este día se cumplió el 29 de julio, es decir, la humanidad agotó todos los recursos biológicos del planeta regenerados en un año, según la organización Global Footprint Network.

Y la realidad será peor si se cumplen las previsiones de varios organismos ambientales internacionales, que afirman que en continentes como Sudamérica se relajarán los controles ambientales para lograr el crecimiento económico de 2019.

El respiro que le dimos al planeta fue inútil. De hecho, vemos que en América Latina, con el propósito de reactivar, volver a crecer, reducir las tasas de pobreza y recuperar la senda del desarrollo, se podrían relajar cierto tipo de medidas y habrá gobiernos que lo harán. Aunque también creo que habrá gobiernos que no lo harán y lo verán como una oportunidad para generar nuevas bases para el tema del desarrollo y establecer reglas claras y tecnologías limpias ”. (I)