“La autorregulación es buena si tienes una regulación interna”

La Ley de Comunicación está en proceso de reforma. Entre las muchas propuestas de cambios y nuevas leyes se encuentra la patrocinada por la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión con el apoyo del asambleísta Luis Almeida. Kléber Chica, jefe nacional del sindicato de radiodifusión, explica algunos detalles del proyecto. Está en funciones ampliadas. Por decisión del gremio, Kléber Chica ha estado en un término extendido por poco más de un año. Espera para octubre de este año organizar la Asamblea en la ciudad de Manta para un nuevo proceso electoral. Hasta entonces, impulsa un proyecto de reforma a la Ley de Comunicación como parte de su gestión.

– Usted ha solicitado una reunión con el secretario general de Comunicación, Eduardo Bonilla, pero el Gobierno tiene su propio proyecto de ley. ¿Se diferencian?

– Se diferencia mucho de lo que ya tenemos. El proyecto del Gobierno dice que se deroga la actual Ley de Comunicación, lo que significa que se pierde todo lo que está en nuestro proyecto y no en el Gobierno. Por ejemplo, tenemos una concesión de 15 años (frecuencia) renovable automáticamente por otros 15 años. Eso no está en el proyecto de ley del gobierno.

Los periodistas no deben ser procesados ​​penalmente por su trabajo. Podemos estar equivocados y disculparnos.

– Entiendo que el proyecto de ley del Gobierno en una de sus disposiciones guarda estos artículos relacionados con la publicidad y el espectro radioeléctrico y los agrupa en otra ley …

– Soy amigo de los diálogos, de los encuentros. Y no es que sea un partidario del gobierno cuya consigna es ‘El gobierno del encuentro’, no. Lo que proponemos es sentarnos con el secretario Bonilla, quien compara ambos textos, consensuar y llegar a una conclusión: ganar-ganar. Este proyecto no es propiedad de Kléber Chica ni AER. Ni el documento de gobierno es propiedad del presidente ni del secretario Bonilla. Es de los ecuatorianos.

– Sobre el tema de la publicidad. Existe una aparente discriminación en cuanto a evitar, por ejemplo, que en los medios de comunicación se promocionen bebidas con moderación como la cerveza, pero no en las camisetas de los equipos de fútbol u otros espacios. ¿Cuál es la posición del sindicato en este aspecto?

– El Ministerio de Salud tiene que intervenir. Lo que pasa es que en el análisis que hacen los técnicos del Ministerio, deben considerar que solo tal vez en Ecuador exista esta prohibición. En otros países existe. ¿Cuál es la diferencia? En la ley vigente, la entonces ministra de Salud, Verónica Espinosa, se opuso estrictamente a ella. Ojalá con las nuevas autoridades sigamos adelante con este propósito.

– Lo que también parece ser un aspecto discriminatorio es que los gerentes de medios no pueden entrar en un negocio que no sea la comunicación …

– No nos oponemos. ¿Cómo no permitir que se incluyan otros capitales o accionistas de otras actividades? Tienes que configurar los parámetros. Deben participar con inversiones sin problema, siempre y cuando el campo para el paquete de acciones esté rayado. No estoy de acuerdo con las limitaciones. Tampoco coincidimos en que, hasta el cuarto grado de consanguinidad, un ecuatoriano no pueda elegir una frecuencia. En Ecuador hay familias enteras dedicadas a la radio. No estamos de acuerdo en que una sola persona acumule frecuencias.

Tenemos que cuidar nuestros derechos. Estamos atentos sin que esto se interprete como un enfrentamiento.

La CAL impone una sanción menor que la de Pachakutik a la asambleísta Rosa Cerda

Lee mas

– La autorregulación es un aspecto poco visto por grupos políticos como Correísmo. Y estaba muy cuestionado ahora con el caso Pellacini. ¿Cómo pasar a un estado donde la autorregulación no esté en duda?

– Autorregulación. Por eso di mi voz de advertencia, porque nuestra cultura lamentablemente no tiene control con las redes sociales. Hoy, también, en cierto modo, es culpa de las asociaciones profesionales de periodistas que han permitido y permiten que los pseudocomunicadores tomen una grabadora o un teléfono inteligente y tomen nota y a quién responden. La autorregulación es buena si tiene un código de trabajo interno o una regulación. Es autorregulado. No creo que haya ningún problema a partir de ese momento. Pero quién responde por los periodistas viajeros, por los pseudoperiodistas. Esa es mi voz de advertencia.

.