Karl Egloff, el ecuatoriano “speed Climbing” que persigue récords mundiales en todos los continentes

Karl Egloff, el ecuatoriano "speed Climbing" que persigue récords mundiales en todos los continentes
Karl Egloff ganó el Km Vertical y los 42 km en el Volcán Ilalo Tral. Cortesía

Karl Egloff es el referente de la “escalada rápida” en Ecuador. A los 40 años, sigue siendo el alpinista o alpinista más rápido del país e incluso del mundo. El 11 de septiembre refrendó esta condición al ganar el Kilómetro Vertical (39:44) y los 42 km (5:18: 47s) en el Ilalo Volcano Trail.

Fue como un campeonato nacional donde estaba la cartelera más grande del país. Karl demostró ser el mejor en ambos eventos y se clasificó para el Campeonato Mundial de Trail que se celebrará en Chiang Mai, Tailandia. En principio, el concurso iba a tener lugar en noviembre, pero debido a la pandemia se pospuso hasta el 13 de febrero de 2022.

– ¿Cómo respondió tu cuerpo, dos pruebas exigentes cada día con una pendiente positiva muy alta?

Tengo 40 años de edad. Además, soy papá desde hace cinco semanas. El día del evento, fui mi padre durante un mes, así que puedes imaginar las pocas horas de sueño. Eso me hizo dudar mucho de mi habilidad porque corro con atletas de 18, 23 años. Gracias a Dios la experiencia, saber recuperarme, como afrontar la carrera, me ayudó mucho a ganar ambos eventos. Lo que más me hizo dudar es que estaba compitiendo todos los días y ninguno de los 42 corredores había competido en el Kilómetro Vertical, así que los ves bien, aparte de ser muy jóvenes el día de la salida, pero ahí viene el factor mental. .. Al principio yo marcaba el ritmo y era como un racimo de uvas, mientras yo temblaba, se quedaban y al final era una carrera de tres … Con dos, tres kilómetros por recorrer empecé a Dejo todo lo que tenía en el tanque para llegar solo a la meta.

– Proyecto de ascenso y descenso en velocidad de los picos más altos de cada continente

publicidad

El proyecto de mi madre es hacer los picos más altos de cada continente en récords mundiales. Empecé en 2014 y hasta 2019, cuando pude irme al extranjero para establecer un récord, tengo cuatro de los siete en récords mundiales.

Karl Egloff, el ecuatoriano "speed Climbing" que persigue récords mundiales en todos los continentes

Kilimanjaro (5.895 metros / 6h42m) fue el primero en África (2014); el segundo fue en Sudamérica (2015) Aconcagua (6,926 metros / 11h52m); el tercero fue Europa (2017) el Elbrus (5.642 metros / 4h20m). El cuarto, el más duro desde el punto de vista deportivo y el más importante de mi carrera deportiva fue Denali, el más alto de Norteamérica (6.190 metros / 11h44m).

Quedan tres para completar el proyecto que me consagraría como el primer ser humano en alcanzar siete récords mundiales en escalada de velocidad. Pero los tres son logísticamente muy complicados (debido a la pandemia): Pirámide Carstensz (4.884 metros – Oceanía), Macizo Vinson (4.892 metros – Antártida) y Everest (8.848 metros – Asia). Estamos intentando, este próximo abril, conocer el Everest, subir sin oxígeno para ver cómo nos sentimos y así poder planificar el récord mundial en 2023.

– ¿Cómo avanza el proyecto de intentar el récord de velocidad de las seis montañas más altas del Ecuador?

Debido a la pandemia, ante la imposibilidad de salir del país, decidimos hacer un proyecto llamado: “Cumbres Chevrolet Speed ​​Climbing Challenge”. Decidimos establecer el récord mundial de velocidad en los seis picos más altos del país: Chimborazo, Cotopaxi, Cayambe, Antisana, Illiniza Norte y Sur.

Comencé en enero estableciendo un nuevo récord en el Cayambe (5.790m / 2h09m00s). En marzo continué con los dos Illinizas (Sur 5.263m y Norte 5.116m / 2h56m). El próximo será Cotopaxi, que en mis manos tiene el récord anterior (5.900m / 1h37m en 2012). Cerraría con Chimborazo (6.267m) en diciembre y con Antisana (5.724m) a mediados de 2022.

Karl Egloff, el ecuatoriano "speed Climbing" que persigue récords mundiales en todos los continentes

– ¿Cuál ha sido su mayor reto?

Mi mayor desafío como deportista recreativo ha sido convertirme en profesional y vivir de esto … Lo más difícil ha sido creer en mí mismo, en verme como uno de los mejores corredores de montaña del mundo. Siempre fue una cuestión de credibilidad, de falta de apoyo. Ahora en mis 40 estoy absolutamente decidido a que quiero terminar mis proyectos, quiero posicionar a Ecuador en lo más alto …

– ¿Cómo está tu preparación?

No hay ningún libro que diga cómo acelerar la escalada. Es un deporte absolutamente nuevo para Ecuador, nuevo para mí. Yo soy el que está abriendo un camino muy importante y seguramente vendrán otros más fuertes.

En algún momento quiero dejar de escribir un libro sobre cómo lidiar con la altura, cómo entrenar con la altura y toda esta ciencia detrás de correr en una montaña y lo importante que es la preparación atlética también como escalada de velocidad.

Por eso Karl intenta competir al más alto nivel de trail todo el tiempo para poder medirme con los mejores exponentes del mundo. No se trata simplemente de ser bueno con el piolet, con los crampones y moverse por cualquier terreno, sino que hay que ser ágil, rápido y eficiente. Es un deporte muy híbrido entre el montañismo, la altura y la temática atlética. Muchas veces, en los récords de velocidad, la aproximación es de muchos, muchos kilómetros, por lo que el tiempo para romper a menudo se define allí.

– ¿Influye el peso, te vemos como una persona muy delgada?

Totalmente. A veces estás en una semana dos tres veces en un glaciar, tienes un desgaste físico enorme, a veces llegas a casa completamente hambriento, muriendo de sueño, sin duda el tema nutricional es muy importante.

El entrenamiento en altura desgasta el cuerpo mucho más que el entrenamiento en llano, por eso también hay que darse tiempos de recuperación, tiempos de regeneración. Viajo dos, tres veces al año a la Costa para regenerar mi cuerpo, mis músculos. Hay meses que estoy 100, 150 horas en la montaña y hay veces que no estoy en la montaña, por eso es importante conocerse a uno mismo.

Durante los años que llevo haciendo esto, muchas veces entrenar en la montaña es contraproducente, hay veces que establezco un récord mundial totalmente en llano, entrenando velocidad. Luego hago una adaptación a la altitud y llego aclimatado.

Karl Egloff, el ecuatoriano "speed Climbing" que persigue récords mundiales en todos los continentes

Me ha tomado mucho tiempo conocerme a mí mismo, y sí, necesito estar flaca. Estoy con 61 kg y mido 1,75, siempre bordeo entre el 8 al 10% de grasa en el cuerpo, no como cerdo, trato de evitar las frituras, las gaseosas, trato de comer en casa todos los días. Cuando entreno trato de traer cosas naturales como extractos de jengibre, caramelo de guayaba, todas estas cosas se aprenden con la trayectoria.

– Con la pandemia mucha gente se va a la montaña, pero ¿tenemos esa cultura de cuidar estos espacios que son el pulmón de las ciudades?

Creo que nos corresponde a nosotros como deportistas de élite dar a conocer que son totalmente bienvenidos y en un buen momento para ir a la montaña, pero que estamos muy pendientes de qué ponernos y cómo comportarnos, porque si hay algo eso me duele mucho, es ver basura en la montaña, ver como la fauna se aleja de las áreas protegidas porque no hay respeto por ellas. Podemos generar un cambio mostrando a los niños cómo acercarse y la importancia de cuidar y salir a la naturaleza siendo conscientes.

– ¿Cuál sería el mensaje para los niños que quieran aventurarse en el sendero?

Ves el impacto que tiene el fútbol y uno en la escuela casi no tiene otra opción y es algo que realmente tiene que cambiar en nuestro país. Los mejores resultados que tiene Ecuador no provienen necesariamente del fútbol.

Creo que es muy importante ver a los jóvenes haciendo otro tipo de deporte, que estén más en la naturaleza. Si algo tiene Ecuador en potencia mundial son los deportes de aventura, la geografía, los lugares que tenemos tan cerca y siempre lo hemos dejado para los extranjeros. Me alegré mucho en este último mundial de ver a muchos jóvenes, niños, adolescentes codearse en los 14 km, en los 28 km. Me gustaría que no fueran uno, dos, sino 100, 200 como en Europa. Creo que el primer paso ya se está dando con charlas en las escuelas, involucrando a las instituciones para que vengan a hacer naturaleza, hacer trekking, salir a correr …

Mi mensaje final es que salgan a hacer deporte, que salgan a la naturaleza, que aman su propio país porque tenemos un país que no le pide favores a nadie en materia de geografía para practicar deportes de aventura. (BST) – (D)

Karl Egloff, el ecuatoriano "speed Climbing" que persigue récords mundiales en todos los continentes

.