Haití preocupado por sus ciudadanos en la frontera de México y EE.UU.

El Gobierno de Haití expresó este domingo su preocupación por la “difícil” situación de miles de sus ciudadanos en un campamento improvisado bajo el puente internacional Del Río, en la frontera Texas-México, a la espera de ingresar a Estados Unidos, que preparan su deportación.

“Estamos muy preocupados por las condiciones extremadamente difíciles en las que viven varios miles de nuestros compatriotas en la frontera entre Estados Unidos y México”, escribió el primer ministro de Haití, Ariel Henry, en su cuenta de Twitter.

Henry pidió al sindicato nacional que “dé una oportunidad al país” y evite que los haitianos sigan sufriendo este tipo de “humillaciones”.

“Al renovar nuestra plena solidaridad con ellos, queremos asegurarles que ya se han tomado medidas para ofrecerles una mejor acogida a su regreso al país”, prosiguió.

“No se quedarán atrás”, prometió, al recibirlos con un proverbio muy utilizado por los haitianos: “Lakay se Lakay (La casa sigue siendo la casa)”.

Desde el agravamiento de la crisis socioeconómica y política en 2018, varios miles de haitianos han abandonado su país para ir a México, Estados Unidos y República Dominicana, entre otros.

En el pasado, la mayoría de los haitianos que decidieron salir del país eran analfabetos, pero en los últimos tiempos son profesionales y estudiantes universitarios, que se van en busca de una vida mejor en otro lugar.

Además, cientos de haitianos residentes en Latinoamérica, especialmente en Chile, Brasil y Ecuador, están haciendo un largo viaje por más de una decena de países para intentar llegar a Estados Unidos.

Unos 13.000 inmigrantes irregulares, en su mayoría haitianos, están retenidos por las autoridades de inmigración de Estados Unidos en un campamento improvisado bajo el puente internacional que conecta Del Río (Texas) con Ciudad Acuña (México).

Los migrantes han estado cruzando hacia Estados Unidos desde el martes pasado y han desbordado a las autoridades migratorias, quienes improvisaron el campamento mientras esperaban procesar las solicitudes de asilo.

Según medios estadounidenses, el gobierno estadounidense se prepara para enviar múltiples vuelos de deportación a Haití para desalentar la llegada masiva de ciudadanos de esta nación.