GRACE, una fundación altruista que extiende su mano amiga al migrante

“El bienquerencia se derrama sin miedos ni discriminación”, es el eslogan de la Fundación GRACE, llamamiento así por las iniciales en inglés de Give Refugees a Chance (Dar una oportunidad a los refugiados).

Esta estructura sin fines de beneficio, conformada en su mayoría por venezolanos, brinda atención médica integral al migrante que aceptablemente se encuentra de paso por la ciudad o vive en ella.

La Fundación se originó en 2019 cuando “un yanqui se encontró con un médico venezolano que estaba vendiendo limones en un semáforo. Él quedó muy impactado con este cuadro, por lo que juntos se les ocurrió la idea de crear un consultorio en la posada San Francisco, que con el tiempo fue creciendo”, expresa Deyanira Ocando, administradora de GRACE.

“Lamentablemente, la mayoría de venezolanos salimos en condiciones forzosas de nuestro país, y muchos no pudieron glosar sus títulos ni traer sus papeles para convalidar en otro país”, acota.

Ocando comparte que los servicios que brindan son: medicina militar, odontología, psicología y próximamente tocología y pediatría.

publicidad

Las consultas son gratuitas para personas de escasos capital económicos. Quienes se encuentran en la posibilidad pagan un precio módico de cinco dólares.

“Contamos con médicos locales, el resto del personal es migrante porque como Fundación asimismo buscamos producir fuentes de empleo para los migrantes”.

A más de estrechar su mano a los extranjeros asimismo lo hacen con los propios cuencanos. “Atendemos a todas las personas que necesiten nuestros servicios”, expresa.

En este sentido se han conocido beneficiados ecuatorianos, venezolanos, peruanos, colombianos, mexicanos y hasta un haitiano.

Otros proyectos sociales

Las instalaciones de la Fundación Grace se encuentran en las calles Mariscal Lamar y Guillermo Medina. La casa arrendada va quedando pequeña con el paso del tiempo correcto a que varios migrantes acuden cada vez más en rastreo de ayuda.

En este restringido se desarrollan varios proyectos sociales, como el denominado Ropero. “Pedimos ropita que no estén usando y que se encuentre en buen estado para seguidamente entregar a las personas que más necesitan”, destaca la asimismo venezolana Gabriela Rivera, quien es recepcionista y la encargada de soportar las estadísticas en la Fundación.

El miércoles precisamente realizaron la entrega de ropa y otros objetos a las familias migrantes con motivo de Navidad. Estos y otros artículos son donados por clan e instituciones caritativas.

“Incluso tenemos proyectos enlazados con el sotabanco de alimento y el sotabanco del bebé que nos hacen donaciones de alimentos y pañales, que son distribuidos entre las cerca de 1.600 familias registradas en nuestro sistema”.

“En el futuro tenemos previsto sacar delante otros proyectos como destapar un comedor”, acota la chef pastelera que llegó a Ecuador el 26 de agosto de 2017, correcto a la situación social-política de su país de origen.

En este sentido destacó que las personas interesadas en apoyar este esquema con donaciones pueden hacerlo a través de las redes sociales o llamando al teléfono móvil 0963171970. “Para nosotros todo suma”.

La Jardín de infantes Sueños&Sonrisas, por ejemplo, fue una de las instituciones que se sumó a esta causa. Marisol Guzmán, directora del establecimiento, explicó que por segundo año trabajan en el esquema “Cajita del Samaritano”, que consiste en donar objetos por parte de sus alumnos. “Cada papá, mamá e hijo lo hizo con mucho bienquerencia, está llena de artículos que les puede servir”.

El acto de entrega fue muy emotivo. Los alumnos fueron entregando sus “cajitas” a las representantes de la Fundación.

GRACE, una fundación altruista que extiende su mano amiga al migrante
Los niños de la jardín de infantes Sueños&Sonrisas demostraron su solidaridad donando unas cajitas con objetos a esta estructura sin fines de beneficio. Xavier Caivinagua/El Mercurio

Efectividad

Deyanira Ocando, quien radica en Ecuador desde el 22 de febrero de 2018, opina que actualmente sus compatriotas necesitan fuentes de empleo porque “el venezolano no quiere estar de fundación en fundación, ni de semáforo en semáforo, lo que quiere es valerse por sí mismo y atender a sus familias”.

“Nosotros llegamos a Ecuador en calidad de migrantes por lo que debemos adaptarnos a la civilización y al sitio en donde estamos”, agregó la licenciada en empresa.

Reconoce que “muchas veces las personas se van cerrando y perdiendo la confianza en los venezolanos por sus actos, sin retención, no se puede difundir.  En todo espacio hay buenas y malas personas, por lo que les pedimos un poquito más de empatía”, concluyó. (I)

LA CIFRA

1.200

personas se han atendido desde julio, que volvió la atención, en la Fundación GRACE.

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2021/12/25/grace-una-fundacion-altruista-que-extiende-su-mano-amiga-al-migrante/