Faltan más de 2 millones de ecuatorianos por vacunarse para cumplir la meta 9/100

A falta de poco más de una semana para que el 1 de septiembre sean los primeros 100 días del gobierno de Guillermo Lasso, aún quedan más de 2 millones de personas por vacunar en Ecuador con la pauta completa, para alcanzar la promesa electoral de los 9 millones.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Salud Pública, hasta el pasado sábado 21 de agosto, 6.729.500 habitantes habían sido completamente vacunados en el país, de una población total de 17,7 millones y una meta de vacunación de 9 millones mayores de 16 años. .

“El plan de vacunación va excelentemente bien, hemos superado los 10 millones de vacunados con las primeras dosis, hemos superado los 6 millones de ecuatorianos con dos dosis”, dijo este viernes la ministra de Salud Pública, Ximena Garzón.

OBJETIVO DEL 72% DE LA POBLACIÓN. El Ejecutivo de Guillermo Lasso se propuso desde que asumió el cargo el 24 de mayo el ambicioso objetivo de vacunar a 9 millones de habitantes en el país, alrededor del 72% de la población, en los primeros 100 días de gestión.

En este sentido, la ministra de Sanidad pronosticó que, “sin duda, podremos cumplir nuestra palabra de los 9 millones vacunados en los primeros cien días después de iniciar nuestro plan de vacunación”.

Esto significa que en los próximos diez días en Ecuador alrededor de 2,3 millones de personas deberán vacunarse o completar su régimen para lograr este objetivo, según datos oficiales que revelan que a la fecha se han administrado alrededor de 16,7 millones de dosis, la mayoría de las cuales son de la vacuna china Sinovac, que encabeza el ranking con 10,2 millones.

Le siguen los viales de anticovid-19 de las farmacéuticas Pfizer, con 4,7 millones de dosis, AstraZeneca, con 1,6, mientras que el Cansino monodosis solo alcanza las 28.013 suministradas.

En total, 9,9 millones de habitantes del país han recibido una primera dosis y 6,7 la segunda, aunque hay que tener en cuenta que no todas las vacunas contra el SARS-CoV-2 disponibles en el país requieren dosis individuales.

Garzón recordó que cuando comenzó el programa de vacunación del actual gobierno, aún se inoculaba a los grupos más vulnerables de la población, los ancianos y las personas con agravantes de enfermedades.

Y reveló que hoy, la mortalidad por covid-19 ha disminuido abruptamente, según lo registrado por los indicadores de las últimas semanas.

“El exceso de mortalidad en 2020 fue de aproximadamente 45.000 personas que murieron en exceso en comparación con los cinco años anteriores. Actualmente está prácticamente con los mismos niveles de prepandémica ”, aseveró.

ALGUNOS HITOS LOGRADOS. Si bien la población objetivo del Gobierno una vez alcanzada la fecha de los 100 días es llegar a 12,4 millones de personas mayores de 16 años, ya se han alcanzado algunos hitos, como el 100% de la población de las Islas Galápagos, o Tasas similares de primera dosis. en la provincia de Carchi, colindante con Colombia.

En las provincias de Pichincha, cuya capital es Quito, más del 88% y el 86% de la población entre 16 y 49 años, y entre 50 y 64 años, ya han recibido las primeras dosis, mientras que estos indicadores en Guayas (Guayaquil) representan más del 71% y 79%, respectivamente.

Sin embargo, el ministro de Salud aseguró que el presidente, Guillermo Lasso, sigue “buscando vacunas”, en referencia a sus gestiones diplomáticas con diferentes países y empresas farmacéuticas, con el fin de “lograr la inmunidad comunitaria para reactivar nuestro país”.

El 31 de mayo, una semana después de asumir el cargo, el mandatario presentó su Plan de Vacunación como el programa de reactivación económica más importante.

“No es solo un programa de salud, no es solo un programa social, también es el programa económico más importante que podemos presentar a la sociedad”, dijo entonces.

El anterior Ejecutivo de Lenín Moreno aseguró que había superado la cifra de 2 millones de inoculaciones contra el covid-19 y que había contratado vacunas por valor de 22 millones de dólares para que el nuevo Gobierno pudiera continuar con el proceso de vacunación.

Sin embargo, la gestión estuvo marcada por el retraso en la llegada de las dosis, la lentitud con la que se aplicaron y los casos y sospechas de corrupción por parte de funcionarios públicos.