Expareja y siete personas más declararán por muerte de Diego Maradona

Rocío Oliva, expareja de Diego Maradona, el abogado Víctor Stinfale y seis personas relacionadas con la atención médica del exfutbolista testificarán ante la Justicia como testigos en el caso que investiga su muerte.

La Justicia argentina investiga a siete personas por presunto “homicidio simple con eventual dolo”, delito que prevé una pena de entre 8 y 25 años de prisión.

Se trata del neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz, la médica que coordinó la atención domiciliaria Nancy Forlini, la coordinadora de las enfermeras Mariano Perroni, y las enfermeras Ricardo Omar Almirón y Dahiana Gisela Madrid.

Todos ellos ya se han declarado ante la Justicia, que lleva semanas recogiendo testimonios de quienes rodearon a Maradona en los últimos años.

Oliva, de 31 años, quien fue pareja de Maradona durante unos seis años, entre 2013-2019, debe presentarse en las próximas horas.

Oliva fue la última pareja estable de Maradona y, a pesar de estar separados, se mantuvo cercano al ex seleccionador argentino.

Otro testigo será Stinfale, abogado y empresario criticado por las hijas del futbolista, quienes lo acusan de haber utilizado a su padre con fines comerciales sin preocuparse por su salud.

Los otros seis testigos son trabajadores de la salud en funciones médicas y administrativas, que estuvieron cerca de Maradona durante sus últimas semanas de vida.

Maradona falleció el 25 de noviembre de 2020 a la edad de 60 años.

Una autopsia del cuerpo del ex capitán y ex selección argentina determinó que falleció como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a insuficiencia cardíaca crónica agravada”.

También descubrieron una “miocardiopatía dilatada” en su corazón.

El campeón mundial de 1986 en México, Maradona padecía problemas de adicción al alcohol, había sido ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre de 2020 por anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio en la localidad bonaerense de Olivos. donde fue operado de un hematoma subdural por un equipo dirigido por Luque.

El 11 de noviembre fue dado de alta del hospital y trasladado a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires, donde falleció el 25 de noviembre. EFE