Esto dice el veto parcial de Lasso sobre el feto por violación

El veto parcial a la despenalización del feto en casos de violación presentado la tenebrosidad del martes, 16 de marzo de 2022, por el presidente Guillermo Lasso ha dejado criterios diferentes y cuestionamientos sobre los 61 artículos que serán analizados por la Asamblea Doméstico.

Esta es la explicación del veto:

  1. ¿Por qué el veto?: Tras la sentencia de la Corte Constitucional del 29 de abril de 2021 que despenalizó el feto por violación en todos los casos, la Asamblea Doméstico debía aprobar una ley para regular el procedimiento. Lo hizo el 17 de febrero pasado.

Lasso, en calidad de colegislador, recibió el documento y lo vetó parcialmente.

  • ¿Qué contiene el veto?: El documento presentado por el presidente Lasso tiene circunstancias sobre el veto parcial en el que incluye un apartado sobre su posición personal respecto al feto y la atrevimiento de la Corte Constitucional, así como las razones generales de la crítica parcial. Presentó 61 objeciones o textos alternativos.
  • Qué viene posteriormente: La Asamblea Doméstico tiene 30 días para revisar el veto y aceptar las objeciones del Presidente o mantenerse en su propuesta flamante. Para lo primero se requieren 70 votos y para lo segundo 91 votos.

Cambio al nombre de la Ley: Propone cambiar el nombre de la “Ley Orgánica que Garantiza la Interrupción Voluntaria del Vergüenza para Niñas, Adolescentes y Mujeres en Caso de Violación por “Ley Orgánica que Regula la Interrupción Voluntaria del Vergüenza para Niñas, Adolescentes y Mujeres en Caso de Violación” al considerar “apropiado utilizar la palabra regular” porque el texto establece reglas, criterios, principios y otras regulaciones para la aplicabilidad del feto consentido en caso de violación.

Establece como una excepción, no como un derecho: Cambia el objeto de la ley de “respaldar, proteger y regular el derecho de las mujeres, niñas, adolescentes y personas gestantes a la interrupción voluntaria de su gestación en caso de violación” a “suscitar un entorno regulatorio apropiado que regule el feto consentido en caso de violación, en sujeción a la dignidad humana y al pleno control de los derechos, son menoscabar la protección constitucional a la vida desde la concepción”.

publicidad

Plazo establecido para alcanzar al feto: Lasso reconoce que este tema ha sido el más discutido a nivel de la sociedad y de la Asamblea Doméstico. Recordó que la Corte Constitucional “ordenó a la Asamblea Doméstico que los plazos sean fijados con criterios técnicos y médicos, no políticos o axiomáticos”. Y añade: “Lamentablemente la discusión se ha degradado a un desagradable regateo político del número de semanas en las que puede aniquilarse la vida”.

Aunque sostiene que el veto no está primoroso desde su postura personal, sí expresa sus criterios morales en la redacción: “Según mi convicción ética e interpretación jurídica de la Constitución, ningún plazo es aceptable para la asesinato de una vida”, dice Lasso en el texto y aclara que acepta lo planteado por la Asamblea Doméstico de persistir las 12 semanas como término del gestación. Este plazo rige para todos los casos, indemne personas con discapacidad mental.

En el texto de la Asamblea Doméstico aprobó 12 semanas para mayores de momento y 18 semanas para las mujeres de la ruralidad y para las menores de 18 primaveras.

Requisitos que demuestren la violación: Lasso cuestiona que para alcanzar a la violación baste la expresión de la voluntad de la víctima en un formulario como establece el texto de la Asamblea Doméstico.

Plantea el cumplimiento cíclico de un requisito: 1) una denuncia puesta por la víctima o cualquier persona que conociere el hecho, 2) que “se hubiere suscrito por parte de la víctima, una información juramentada. En el caso de menores de momento, la información podrá suscribirla su representante legítimo o quien ejerza un rol de cuidado”.

El 3) que se practique un examen de sanidad por parte del médico tratante donde se certifique “que la solicitante presenta serios indicios de suceder sido víctima de violación”.

Por otra parte, “en todos los casos se requerirá la suscripción del consentimiento informado por parte de la víctima o su representante legítimo”.

Discutir la conciencia: ¿Qué significa la crítica de conciencia? Consiste en una resistor pública, por motivos éticos o de conciencia, a cumplir con determinadas obligaciones jurídicas impuestas externamente al individuo.

Entre los derechos del personal de sanidad como parte del veto está el “refutar de conciencia a la habilidad del feto consentido en casos de violación, de forma personal, colectiva o institucional, en este zaguero caso con la excepción de los hospitales públicos”.

Añade igualmente el hecho de “persistir su atrevimiento respeto a la crítica de conciencia en todos los ámbitos sabido y privado en los que ejerza su profesión”.

El Estado establece como obligación “procurar que todos los servicios públicos y privados tengan personal de sanidad no objetor.

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/03/16/esto-dice-el-veto-parcial-de-lasso-sobre-el-aborto-por-violacion/