En la madrugada del sábado se suspendió una fiesta clandestina con 300 personas en un recinto de eventos ubicado en Jipijapa, a la altura de la circunvalación a Puerto Cayo.

El comisionado de Policía, Yandry Aguayo, aseguró que esta no fue la única celebración a puerta cerrada, ya que en el sector FAE, del mismo cantón, unas 60 personas fueron retiradas de una celebración.

“Luego de estos incumplimientos, se levantó un informe policial para iniciar un procedimiento administrativo sancionador, los asistentes se dispersaron y el evento se cerró definitivamente”, dijo el funcionario.

El fin de semana también se llevó a cabo la barrida de libadores en el centro de la ciudad.