Embarazo adolescente

Así como “la mesa del mal” desencadenó el tráfico y el consumo de drogas, las escuelas mixtas duplicaron la tasa de embarazos de adolescentes. La equivocada decisión del gobierno correista de convertir escuelas emblemáticas de hombres y mujeres en escuelas mixtas, aumentó ostensiblemente el grave problema social y de salud pública del embarazo en adolescentes, la mayoría de ellos no deseados. La tasa mundial es de 49 por cada 1.000 niñas. Ecuador tiene la cifra más alta de 129 (4.7 de cada embarazo es en adolescentes). De los 350.000 nacidos vivos que aproximadamente ocurren cada año, el 50% corresponden a mujeres entre 9 y 10 años, y de esta cifra, el 78% tienen entre 10 y 14 años.

Una adolescente embarazada no es apta para el embarazo, ya que no ha madurado ni psíquica ni físicamente, se encuentra en alto riesgo: la tasa de morbilidad y mortalidad materno-fetal se duplica. Es hora de que el Estado y la sociedad implementen medidas para corregir esta situación. Sugerimos: si es posible, volver al sistema escolar masculino y femenino; una educación rica en valores y preceptos morales; fortalecer el núcleo familiar; implementar escuelas para padres, enseñar en escuelas y universidades la asignatura Educación para la salud más biología reproductiva

.