El Gobierno descarta la asesinato cruzada

La tensa relación entre Ejecutante y Legislador todavía no es lo suficientemente bajo como para que el Gobierno considere la aplicación de la asesinato cruzada, así lo manifestó Carlo Jijón, vocero presidencial. Sin confiscación, en la Asamblea dicen no temer a una intrepidez de este tipo.

“Todos entendemos que se negociación de un aparato previsto en la Constitución, para solucionar las crisis políticas, cuando llegan a un extremo de recaída del que el país no puede salir, pero no es el caso en este momento, el Gobierno pesquisa conversar, priorizar el diálogo con los asambleístas, con los distintos bloques, para encontrar medidas civilizadas y de consenso a los problemas que hay, esto es posible”, dijo Jijón.

Aunque en la presentación de su renuncia el asambleísta César Rohón (exsocialcristiano) dejó claro que su intrepidez la tomó por la poca importancia que en la Asamblea se les da a los problemas reales del país, para enfrascarse en disputas políticas, el exlegislador puntualizó que la asesinato cruzada no solucionaría nulo, pues en “seis meses se elegiría a los mismos”.

Sin confiscación, el propio congresista gobiernista, Francisco Jiménez, considera que el interrupción de la Asamblea a las propuestas del presidente Guillermo Lasso están llegado a su contorno y advierte que el posible archivo de la Ley de Inversiones se podría convertir en la ápice que derrame el vaso y obligue al Ejecutante a tildar a la asesinato cruzada.

“Esta es una ley positiva, que permitirá crear empleo, si a pesar de eso, las bancadas insisten neciamente en sitiar cualquier tipo de progreso, eventualmente estaríamos ya en un situación de obstrucción del Legislador, al trabajo del Ejecutante”, advirtió Jiménez.

publicidad

Wilma Andrade (Izquierda Democrática) coincide en que el tratamiento de la Ley de Inversiones será un punto esencial para que el Gobierno tome la intrepidez de disolver la Asamblea.

“Si esta ley, que es la bandera de lucha del Gobierno, y a la cual le estamos puliendo para que sea totalmente positiva, igual no es aprobada, es una muestra de que no existen posibilidades de coordinación entre Ejecutante y Legislador, sería la hora de tildar a la asesinato cruzada”, dijo Andrade.

En el sector de Pachakutik, Salvador Quishpe es parte de quienes afirman que se negarán a la aprobación de la Ley de Inversiones, por considerarla privatizadora, y recalca que, si el Gobierno así lo decide, está dispuesto a someterse a la asesinato cruzada y que sea el país el que decida la suerte del Ejecutante y el Legislador.

“Que se venga la asesinato cruzada, porque Lasso sabe que luego de la asesinato cruzada no sabemos quién llegará a ser Gobierno, pero sí sabemos que Lasso no seguirá al frente del Gobierno”, dijo Quishpe.

Desde el correísmo, Ronny Aleaga igualmente dice no temerle a la asesinato cruzada, pide que se la convoque, porque acepta que el trabajo de la Asamblea ha sido cuestionable, pero señala como la responsable a Guadalupe Llori, presidenta del legislador. “Lo que no ha funcionado ha sido la filial”, dijo.

La asesinato cruzada es un mecanismo que, según el artículo 148 de la Constitución, puede ser chapón por el presidente de la República cuando la Asamblea se hubiere arrogado funciones, si de forma reiterada e injustificada obstruye la ejecución del Plan Doméstico de Crecimiento, o por bajo crisis política y conmoción interna.

En un plazo mayor de siete días luego de la publicación del decreto de disolución, el Consejo Doméstico Electoral convocará a elecciones legislativas y presidenciales. Hasta la instalación de la nueva Asamblea, el presidente podrá expedir decretos-leyes de aprieto económica.

Una intrepidez inconveniente

Roger Celi, coordinador del Observatorio Legislador, considera como acertada la intrepidez del Gobierno de descartar la aplicación de la asesinato cruzada, pues saldría perdiendo, ya que el apoyo de la ciudadanía no le alcanzaría para retornar al poder y, al contrario, le dejaría la vía librado al correísmo.

Por el contrario, el entendido señaló que, aunque el trámite es más complicado y necesita de la aprobación de la Corte Constitucional, es mucho más probable que el presidente sea destituido por la Asamblea.

“Las últimas votaciones, en las que la bancada de CREO se ha quedado solo, son una muestra de que la examen cuenta con más de 92 votos necesarios para tildar a seso político al presidente y destituirlo”, afirmó Celi.

Tomando en cuenta este panorama, el politólogo Mauricio Alarcón considera que lo más apropiado es que el Gobierno se mantenga como hasta ahora, negociando con mayorías móviles la aprobación de las leyes, pues de lo contrario, se produciría una gran inestabilidad en el país.

“Al presidente no le conviene, por las cifras, cascar el espacio a un referendo ratificatorio, los números no le son favorables, se estaría suicidando políticamente, lo mejor es que actúe con sensatez, para inquirir acuerdos, negociar, siempre por encima de la mesa, como hasta ahora, sin ocultar nulo”, dijo el entendido.

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/03/15/el-gobierno-descarta-la-muerte-cruzada/