El crimen organizado y las bandas de los narcos “alzan su voz” en Ecuador

Las organizaciones criminales han subido el tono en Ecuador con sofisticados ataques y métodos, dejando un rastro de muertes que continúa día a día y que refleja, según las autoridades, una presencia creciente en el país andino del narcotráfico internacional.

El último ejemplo de esta guerra sumergida en calles y cárceles, especialmente en la costa ecuatoriana, fue el atentado de este lunes contra el penal número 4 de Guayas, presuntamente perpetrado con drones y que ha sorprendido a las autoridades por la tecnología empleada.

Tres explosiones provocaron daños en el techo y aparentemente fueron dirigidas contra líderes de una de las bandas criminales más conocidas de la provincia del Guayas, epicentro de esta guerra que es una proyección del narcotráfico internacional y el crimen transnacional.

“Es grave, estamos en medio de una guerra entre cárteles internacionales”, advirtió el servicio penitenciario del SNAI.

ESTADÍSTICAS DEL CRIMEN. El problema de la delincuencia creciente se ha reflejado en las estadísticas desde hace dos años, pues si en 2019 se registraron 1.188 casos de muertes violentas, en 2020 subieron a 1.357, y la tendencia en 2021 es al alza: 1.229 solo entre enero y julio.

El fenómeno se da con particular fiereza en la denominada “Zona 8”, la más calurosa del país y que aglutina a los cantones de Guayaquil, Samborondón y Daule.

Allí, en lo que va de año, la tasa de muertes violentas había crecido un 83%: de 234 a 430.

Detrás del aumento, el control del crimen organizado, que incluye el narcotráfico, el lavado de activos y la trata de personas, y que ha llevado a las autoridades a reforzar la zona con personal militar desde principios de septiembre.

“Hay más de 350 hombres desplegados en zonas donde hay una mayor prevalencia de delitos tanto en tierra como en áreas acuáticas”, dijo Héctor Hugo, teniente de alcalde de Policía, durante un operativo callejero con el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

El objetivo ha sido incautar armas a la población y sustancias ilícitas, así como mostrar una presencia disuasoria frente a posibles delitos tras 16 asesinatos en los últimos días.

LA CÁRCEL COMO REFLEXIÓN DE LA CALLE. “La evolución de la delincuencia en Ecuador es innegable y ha ido en aumento desde hace varios años, (pero) la Policía no ha evolucionado junto con la delincuencia transnacional”, dijo Marieta Campaña, periodista del diario Expreso especializada en delincuencia y delincuencia. justicia y abogado.

En declaraciones a Efe, explicó que las mafias y pandillas están aportando progresivamente más tecnología desde el exterior, logrando violar la seguridad de las cárceles.

“Las cárceles están controladas por las propias pandillas, por muchos de los elementos que han sido capturados por la policía”, dijo.

Ese control, sumado a la corrupción reconocida por la Policía entre algunos de sus funcionarios penitenciarios, ha contribuido a los sucesivos disturbios y enfrentamientos de los últimos dos años, con 121 muertos en lo que va de 2021, y 103 el año pasado, según la Defensoría del Pueblo. .

Campaña declara que “las cárceles son un reflejo de lo que pasa afuera”, porque “dentro operan las mismas pandillas” y desde ellas “continúan realizando sus actividades ilegales” afuera.

Así, “Lagartos”, “Choneros”, “Chone Killers”, “Lobos” o “Tiguerones”, entre otros grupos, mantienen una lucha por el control del mapa criminal nacional, que se concentra principalmente en torno al puerto de Guayaquil, aunque no es el único, porque desde allí colocan la droga en el exterior.

“Cada uno controla un sector, y el control del territorio es lo que produce los tiroteos (tiroteos)”, dijo Campaña, para quien Ecuador sirve de “corredor” de armas y drogas entre sus vecinos, Colombia y Perú, con “mucha influencia ”De cárteles mexicanos como el de Sinaloa, tal como lo reconocen las autoridades.

El periodista remonta la espiral a 2018, cuando el Gobierno de Lenín Moreno lanzó una serie de operativos contra las bandas criminales que operaban en la frontera con Colombia.

CONVULSIONES DE DROGAS. La lucha contra las drogas en los últimos años, con un creciente apoyo de Estados Unidos, ha generado cifras récord de incautaciones en Ecuador, pasando de 88 toneladas en 2019 a 128 en 2020, y unas 122 en lo que va de 2021, según el Ministerio de Defensa.

Pero “el éxito no está tanto en la toma como en la lucha contra las pandillas” y su “desmantelamiento”, capítulo en el que Ecuador aún tiene mucho trabajo por hacer, reconocieron a Efe expertos en narcotráfico de Estados Unidos.

A fines de agosto, Heide Fulton, USA anunció un aumento de casi 6 millones de dólares para asistir a Ecuador en esta lucha, una cooperación que ronda los 30 millones de dólares desde 2019.

El funcionario explicó a continuación a Efe que parte del trabajo también radica en la “formación” de los diferentes aparatos judiciales y fiscales y la “colaboración de la Policía para fortalecer su funcionamiento y capacidad de manejo de inteligencia y reacción”.

Una tarea crucial porque las autoridades ejecutivas a menudo se quejan de que arrestan a los delincuentes que luego son liberados por la Justicia.