El Barcelona añora a Messi y el Chelsea festeja la llegada de Lukaku

El Barcelona inició la era post-Messi en la máxima competición continental con una clara derrota (0-3) ante el Bayern de Múnich, en una primera jornada de la Champions League en la que el Chelsea, vigente campeón, inició la defensa del título con una sufrida victoria. (1-0) sobre el Zenit de San Petersburgo.

Tampoco el Villarreal arrancó con victoria, que empató 2-2 en casa con el Atalanta italiano, en un choque en el que los hombres de Unai Emery acabaron con diez jugadores, ni el Sevilla, que no pudo superar la eliminatoria (1-1) ante el Salzburgo en el Sánchez Pizjuán, en un partido en el que la selección austriaca desperdició dos penaltis.

La visita del campeón alemán al Camp Nou parecía la mejor prueba posible para calibrar las posibilidades reales del Barcelona tras la marcha de Lionel Messi al Paris Saint-Germain.

Y lo cierto es que el conjunto azulgrana quedó claramente superado por el Bayern, que no necesitó alcanzar el nivel de excelencia que le llevó a golear hace trece meses en un demoledor 2-8 al Barcelona de Lisboa para ganar con claridad. .

Los goles de Thomas Müller, que abrió el marcador a los 34 minutos con un disparo desde la frontal del área que desvió Eric García, y del polaco Robert Lewandowski, que firmó un doblete, evidenciaron la distancia que existe actualmente entre los de Ronald Koeman y Bayern, que tuvieron chances de haber logrado una puntuación más alta.

Una victoria que permitió a los hombres de Julian Nagelsmann alcanzar la primera plaza del grupo E con dos puntos más que el Dynamo de Kiev y el Benfica, que empataron 0-0 en Ucrania, en un partido en el que los locales vieron como el árbitro anuló un gol a Mykola. Shaparenko en la prórroga por un puesto ilegal, luego de revisar las imágenes del video.

Más dudas las dejó el Chelsea, vigente campeón, que tuvo que esperar hasta el minuto 69 para derrotar al Zenit de San Petersburgo con un gol del belga Romelu Lukako, que empezó a justificar los 115 millones de euros que pagó el conjunto inglés por su traspaso al Inter de Milán.

Y es que a pesar del potencial ofensivo que atesora el Chelsea a los del alemán Thomas Tuchel, le costó un mundo crear ocasiones claras de gol, pero a Lukaku le bastó para desequilibrar el certamen a favor de los “blues” cuando remató de cabeza a las redes un centro del español César Azpilicueta.

Suficiente para superar un rocoso Zenit San Pertersburgo, pero no para arrebatarle el primer puesto del grupo H a una Juventus, que olvidó la imagen gris que está dejando en la Liga italiana, donde los hombres de Massimiliano Allegri aún no conocen la victoria a tres jornadas. y ganó por un claro 0-3 a Malmoe.

Los goles del brasileño Alex Sandro, del argentino Paulo Dybala y del español Álvaro Morata en la primera parte, sentenciaron al descanso un choque en el que la ‘vecchia signora’ no faltó al portugués Cristiano Ronaldo, cedido al Manchester United.

Un Cristiano Ronaldo que no pudo celebrar con una victoria el nuevo récord que sumó a su extenso palmarés tras igualar este martes al exportador madridista Iker Casillas como el futbolista con más partidos de la historia de la Champions League con un total de 177 partidos.

Y no fue porque el portugués no lo puso todo de su lado, ya que Cristiano Ronaldo, que sumó su tercer gol en sus dos partidos con el Manchester United, puso por delante a los ‘diablos rojos’ a los 13 minutos en el marcador, tras mandar las redes a un sensacional cruce de su compatriota Bruno Fernandes.

Pero la innecesaria expulsión a los 35 minutos de Aaron Wan-Bissaka por una entrada muy dura al luxemburgués Christopher Martins Pereira permitió la reacción de los Young Boys que dieron la vuelta al marcador con los goles del camerunés Nicolas Noumi y el estadounidense Jordan Siebatcheu, que estableció en el 95 el definitivo 1-2 al aprovechar un error de Jesse Lingard.

Un resultado que permitió al Young Boys liderar el grupo F por delante del Villarreal, que cerró su reencuentro con la máxima competición continental, diez años después de su última participación, con un empate (2-2) en casa con el Atalanta italiano.

Inútil para el conjunto castellonense superar el gol inicial del suizo Remo Freuler, que superó al Atalanta a los seis minutos, con goles de Manu Trigueros y del holandés Arnaut Danjuma.

El último gol del alemán Robin Gosens, que firmó el 2-2 definitivo en el 83, dejó sin premio el trabajo del Villarreal, que acabó con diez hombres por la expulsión del francés Francis Coquelin a falta de seis minutos para el final.

También acabó con un jugador menos el Sevilla, que no pudo superar el empate (1-1) en casa ante el Salzburgo, en un partido en el que se concedieron cuatro penales en los primeros cuarenta minutos de juego.

Tres a favor del Salzburgo, que solo pudo aprovechar uno, y otro a favor del Sevilla, que el croata Ivan Rakitic no desperdició para firmar el que finalmente sería el 1-1 definitivo, en un choque en el que los de Jule Lopetegui se vieron obstaculizados en la segunda parte con la expulsión del delantero marroquí Youssef En-Nesyri a los cinco minutos.

Un empate que demostró la igualdad imperante en un grupo G en el que los otros dos integrantes, Lille y Wolfsburg empataron 0-0, en un partido en el que el impulso de la selección francesa no fue suficiente para volcar el orden impuesto por el equipo germano. EFE.