El artista que enseña música a niños con síndrome de Down y Asperger

Guayacos es un apartado en el que contamos historias de los habitantes de Guayaquil, vidas que alimentan y enriquecen esta ciudad. Historias que ayudan a comprender mejor la madera de la que están hechas.

Sofia Rosado Cuenta que es descendiente del novelista épico de Ambato Juan Montalvo y seguramente, por eso, la pasión por el arte corre por sus venas. Desde niña le encantaba bailar, escuchar y cantar melodías.

Emilio Carrión, el guayaquileño que trae un ‘granito’ vegano a Urdesa

Lee mas

“Incluso para dormir escuchando música”, dice la guayaquileña de 32 años, quien se ha involucrado en el mundo de los sonidos e instrumentos armónicos desde los 6 años.

Estudió en el conservatorio Antonio Neumane donde obtuvo una licenciatura en piano y otra en canto de ópera. El estudió consecutivamente violonchelo y arpa. Posteriormente realizó una maestría en Investigación Musical.

“Estudié arpa para rescatar música nacional. Estaba en busca de nuestras raíces ”, dice mientras muestra RÁPIDO su arpa más antigua, oriunda de Ambato, que decora su oficina de trofeos y reconocimientos, dentro de su academia, ubicada al norte de Guayaquil.

Pero su faceta como músico no fue la única ocupación que los fascinado. A medida que crecía y bajo la influencia de sus padres, que son escritores, músicos y maestros, descubrió otra herramienta que lo mantuvo despierto: la enseñanza.

“Cuando tenía 16 años, cuando me gradué de la universidad, comencé a enseñar música en una escuela. He enseñado en la mayoría de conservatorios y teatros de Guayaquil. Por eso en la universidad me decanté por la carrera de jardín de infancia ”, explica.

motivador (7027658)

El guayaquileño que pasó de pensamientos suicidas a motivar a los jóvenes en las redes

Lee mas

Sin embargo, la idea de crear su propio imperio donde pudiera mezclar su predilección por la música y la enseñanza no se le ocurrió hasta los 20 años, cuando una trágico acontecimiento marcó su vida.

Su hermano Alejandro murió repentinamente en un accidente, cuando tenía 20 años. Era pianista y bailarín de salsa, con el gran sueño de tener su propio grupo de baile y una academia. “También se convirtió en mi sueño. Abrí la academia, Con mis ahorros, en honor a él ”, destaca, con mirada de nostalgia.

Su academia tiene actualmente el nombre de ‘SofiMultiarte’, que alude a su multifacética capacidad y está instalado en la urbanización La Perla. Pero no siempre se llamó así. Cuando comenzó este proyecto, llevaba el nombre de ‘Alejo Arte y Danza‘, en honor al hermano que se fue de repente.

“Con el tiempo nos dimos cuenta de que la gente no reconocía el nombre y se refería al academia como ‘la academia del multiarte’, porque estuve en muchas áreas del arte al mismo tiempo. Esa fue la razón por la que cambiamos el nombre “, explica.

Desde la academia, Sofi abrió las puertas a los niños normales y con Síndromes de Down, Asperger, arritmia cerebral y parálisis cerebral pueden inscribirse y aprender a cantar y tocar los instrumentos.

“¿Por qué este deseo de que los niños con estos síndromes estén en la academia? Colegio Manuela Espejo, en cada aula había al menos 15 niños con discapacidades múltiples. Y aprendí las técnicas de enseñanza para ellos y nació un profundo deseo de querer ayudarlos. La música los calma y los relaja ”, detalla.

perro 4

Giovanni Norero y Bruno, el dúo popular que pasea por Samborondón

Lee mas

Con los chicos, Sofi también tiene el proyecto en acción de rescate de la música nacional. Así, explica, en la clase de cada instrumento se canta al ritmo de los géneros musicales que los alumnos quieren, pero las melodías locales no son opcionales.

“Debemos tener identidad nacionalPor eso les enseño la belleza de la música nacional y la importancia de mantenerla viva ”, enfatiza.

En su academia reciben clases cerca de 50 alumnos, bajo la dirección de 8 profesores. Además de música, se imparten clases. escritura, pintura y otras ramas del arte.

En el largo plazo, Sofi espera poder crear espacios como festivales, para dar la oportunidad a varios artistas que no son reconocidos en el país, y así dar a conocer y apreciar su voz y música por los ecuatorianos.

“La música es la voz sublime del pensamiento. Es soñar, crear y transmitir”, concluye Sofi.

Si conoces algún personaje de tu barrio o círculo que todos deberían conocer, escribe a lopezk@granasa.com.ec

.