Ecuatoriano cosecha premios por cortometrajes sobre solidaridad y consumismo

Ecuatoriano cosecha premios por cortometrajes sobre solidaridad y consumismo

Quito (EFE) .- En menos de un año, la ecuatoriana Paula Espinoza ha ganado cinco premios, cuatro de ellos en España y uno en Italia, con dos cortos con los que busca concienciar sobre la importancia de la solidaridad en un mundo cada vez más más competitivo, y sobre los efectos del consumismo en el medio ambiente.

Se trata de los cortos “La máquina del deseo”, que vincula el consumismo con el daño al medio ambiente, y el cortometraje “Karanakuy” (para compartir, en quichua), que habla de la labor que realiza la Fundación “Inti Daquilema” en el Provincia ecuatoriana de Chimborazo, con mayor esfuerzo en tiempos del covid-19.

CONCIENCIA EN TREINTA SEGUNDOS

“La máquina de los deseos” es básicamente “una crítica al ciclo del consumismo, visto desde la inocencia de un niño. Tiene un mensaje bastante fuerte en apenas 30 segundos, un tiempo en el que es muy difícil decir algo”, dijo Espinoza. Efe.

Precisamente haber logrado comprimir un mensaje tan contundente en tan poco tiempo, impactó al jurado de los festivales en los que participó y logró el primer lugar en la categoría «Sobre el cine AECID» en el NOTODO Film Fest (Madrid, diciembre de 2020), como así como el primer lugar en la categoría de Sostenibilidad del Festival IESFF (Madrid, abril de 2021).

Un mes después, ganó en el festival “Di Segna il tuo mare” en Italia. En junio fue finalista en el festival Zeitimpuls Awards de Viena y también en el festival madrileño “Another Way Film”, cuya resolución se conocerá en octubre.

Licenciada en Actuación por la New York University-Tish School of the Arts, Espinoza apostó por el tema ambiental porque todos “podemos participar de alguna manera para ayudar a crear un cambio mental, inspirar, contemplar diferentes formas de resolver lo que estamos viviendo”. sobre el cambio climático.

Y para ello, utilizó los colores estridentes que utilizó en el corto “para que refleje un poco la fuerza del consumismo y también el aspecto bello que llama, precisamente, comprar”.

“La máquina de los deseos” comienza con una niña sentada en un lugar indeterminado con un fondo rojo y una mesa roja. Cuando se da cuenta de que la máquina le concede todos sus deseos, pide todo y después de acumular muchos objetos, se satura y pide que todo desaparezca.

Los objetos se trasladan a un mar y como la niña ya no tiene nada sobre la mesa y está más relajada, vuelve a empezar el ciclo de pedir cosas.

SOLIDARIDAD

El cortometraje “Karanakuy”, de tres minutos de duración, ganó el Premio del Público en el festival Nespresso Talents (agosto de 2020), en San Sebastián, y el segundo lugar en el Villanueva Shows Festival (junio 2021), ambos en España.

Bajo el tema “Círculos virtuosos” elegido para 2020, el concurso Nespresso Talents buscó revelar historias inspiradoras en las que la buena acción de un individuo, una empresa o la comunidad genera impactos positivos multiplicadores.

La quinta edición del certamen brindó a los realizadores la oportunidad de narrar una historia en video en formato vertical.

Motivado por la noble actividad de la Fundación, Espinoza se trasladó a Chimborazo para plasmar en imágenes las actividades altruistas de Inti Daquilema, indígena de la comunidad Puruhá, y de varios voluntarios, para obtener alimentos y distribuirlos por donación a la gente de su país. comunidad. y otros cercanos.

Con la Fundación, Daquilema también impulsó el rescate, implementación y fortalecimiento del sistema indígena de trueque entre las comunidades.

Con esto, se pudo brindar una variedad de productos para una mejor nutrición de la población, más aún que se ha visto seriamente afectada por la pandemia del covid-19.

Máster en Producción de Cine y Televisión en la Universidad Carlos III de Madrid, Espinoza asegura que abordó el tema de la solidaridad para romper con la noticia negativa que circulaba a raíz del covid-19 y así ofrecer un poco de esperanza en medio de la incertidumbre generada por la pandemia. EFE

.