Ecuador acumula 30.321 fallecidos por covid

Ecuador acumuló este lunes 482.947 casos de covid-19, así como 30.321 muertes confirmadas por esta enfermedad, según un último informe sobre la pandemia del Ministerio de Salud, que dio a conocer un nuevo diseño de su informe epidemiológico.

En el área de defunciones, el informe incluye 1.105 muertes probables, sin confirmación definitiva, lo que eleva la cifra a 31.426 defunciones.

En cuanto a la situación en las provincias, el informe asegura que el Pichincha andino (cuya capital es Quito) es el que concentra el mayor número de contagios con 175.475 casos, seguido de la zona costera del Guayas (cuya capital es Guayaquil) con 67.537.

Luego provincias como Manabí (32.700), Azuay (26.518), El Oro (22.599), Loja (17.620), Imbabura (16.153), Tungurahua (15.081), Los Ríos (12.877), Santo Domingo de los Tsáchilas (11.914), Cotopaxi (11.828) y Esmeraldas (9.376), entre los más afectados.

En cuanto a la situación de los municipios, el informe del Ministerio confirma que Quito es la ciudad con más contagios, acumulando 162.203 casos, seguida de Guayaquil con 46.339.

Luego están las ciudades como Cuenca (20.313), Loja (11.850), Machala (11.194), Ambato (11.108), Portoviejo (10.598) e Ibarra (8.521).

Ecuador lanzó un plan de vacunación contra el covid-19 el 21 de enero y espera que hasta fines de agosto sea posible inmunizar a nueve millones de personas, el 60 por ciento de la población.

Mientras avanza el proceso de vacunación, las autoridades sanitarias ecuatorianas llevan a cabo una estrategia de vigilancia epidemiológica, dirigida a detectar casos de la variante delta del virus SARS-CoV-2 en el país.

Se han detectado un total de 46 pacientes con esta variante a escala nacional, especialmente en la provincia costera de El Oro, que tiene 36 casos.

En la provincia de Guayas se han detectado cinco casos de la variante delta, dos en Azuay y tres en Pichincha.

Las autoridades ecuatorianas han expresado su preocupación por la presencia de esta variante, que es más transmisible y podría, eventualmente, generar más presión sobre el sistema de salud. EFE