Duelos y talleres atraen al público joven a la Feria del Libro

A marea de estudiantes pasea por los pasillos de la Feria Internacional del Libro (FIL), que abrió sus puertas en el Centro de Convenciones de Guayaquil el miércoles 8 de septiembre. Como si estuvieran en el salón de clases, marchan con el uniforme de tonos azules con blanco y mochilas, pero aquí se preparan para una duelo. Tres adolescentes del grupo recogen lápices de colores y tiñen figuras de animales mientras sus amigos graban el ‘desafío‘.

Los alumnos son del Instituto Suárez y entre ellos se encuentran los que primera vez ir a FIL, que volvió a la presencia en su séptima edición. “Me gustan los cómics”, “nos vamos a hacer fotos en el trono”, “todavía no me he decidido por un libro”, “me inclino por las novelas” … son las frases que sueltan los chicos que, en paralelo , suben a sus estados de WhatsApp fotos de su paso por el encuentro literario.

No fueron los únicos. Hasta las 11:00 del jueves 9 de septiembre, algunos 300 personas, pero mayoritariamente correspondía a padres acompañados de sus hijos y adolescentes. Es decir, la mañana y la tarde fueron tomadas por el audiencia joven.

Los más pequeños disfrutaron de los días artístico, juguetón, mientras los niños sonrientes se destacaban entre los 50 puestos de la feria, ya que estaban vestidos como sus personajes prominentes del libro. El famoso Harry Potter volvió a predominar. Leer de cuentos, Talleres de trabajo y otras actividades atrajeron incluso a los escolares.

Por ejemplo, Gabriela Córdova, quien en la inauguración del evento leyó emocionante cuentos a un grupo de niños, esta vez se lució con un acto de lenguaje corporal e improvisación. La acompañó Gabriela Orellana, quien voló el imaginación uno de los menores que se enganchó con esta puesta en escena que duró más de una hora.

“Es la primera vez que vengo a la Feria del Libro y me gusta que la gente hasta ahora haya respondido muy bien. Hay de todo, pero en la mañana y en la tarde están los niños y luego, al final de la tarde, hay más adultos que participan en las otras actividades y en las conversaciones “, dijo Orellana a Diario EXPRESO mientras se preparaba para saltar al escenario.

Guayaquil: Arranca la séptima edición de la Feria del Libro

Lee mas

Para ciudadanos como Luciana Parrales, que llegó junto a un grupo de amigos de la ciudadela de Atarazana, el regreso de la FIL demuestra que Guayaquil volvió a ser Guayaquil e incluso se prepara para decir presente a la Feria Raíces, evento que marca las próximas fiestas de octubre.

Ella esta fascinada por cuentos y miró las ofertas literarias de la librerías y editoriales que estarán ahí hasta el próximo domingo, día en que concluya la feria. “Es hermoso tener ese contacto físico y que sigamos con el ritmo a pesar de la pandemia. Hay un mejor escenario y espero que vengan más visitantes para incrementar la lectura en la ciudad ”, dijo el joven estudiante.

Al evento también llegaron adultos mayores y se evidenció que su sala favorita era la de las editoriales y eligieron las publicaciones de autores reconocidos. Quedaron impactados por espacios culturales, como el stand de la Asociación Cultural Cerro Santa Ana. Allí estaba Silvia Vélez, su presidenta, mostrando fotografías, por ejemplo, de la vieja Guayaquil.

El escritor y dibujante Iván Guevara tenía previsto dictar un clase de demostración de cómics en el escenario de la FIL, y por eso algunos adolescentes y adultos se quedaron más tiempo y se acomodaron entre las sillas del sitio, “para tener una mejor vista y no perderse ningún detalle”, coincidieron.

Además, la escritora Ángela Arboleda iba a narrar anoche el cuento ‘Esa mujer está muerta’. La sesión estaba dirigida reflexionar sobre el carácter de la mujer y el miedo.

Feria del Libro

Feria Internacional del Libro: Cuatro mil metros cuadrados llenos de cultura y fantasía

Lee mas

Para este viernes 10 de septiembre, se espera que Amanda Pazmiño dé un taller de poesía para niños, mientras que Gabriela Orellana continuará con la actividad denominada ‘caja de colores’. Como ‘Hip-Hop es vida’, cerrará el día. Es un espectáculo de rap y poesía de Sara Arana, en Casa Morada.

.