Djokovic y Osaka imponen desafíos máximos ayudados por un rosario de bajas

Para Novak Djokovic, el desafío es lograr un título olímpico y confiar en él para ser el primer hombre en ganar el Golden Slam; para Naomi Osaka, la tarea es dejar de lado la presión que la ha alejado del circuito durante siete semanas y subir al podio en su país y en sus primeros Juegos.

El serbio y el japonés encabezan la lista de favoritos del torneo de tenis de los Juegos de Tokio, con la complicidad voluntaria o forzada de muchos jugadores, especialmente ellos, que no jugarán los Juegos por lesión o por su deseo de reservarse para el circuito profesional. .

Un circuito, el mujer, que Osaka no ha pisado desde el 30 de mayo. Dos días después se retiró de Roland Garros, multada por no asistir a conferencias de prensa tras afirmar que no era bueno para su estabilidad mental. Mientras tanto, la checa Barbora Krejcikova venció a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova en la final del torneo de París y la australiana Ashleigh Barty venció a la checa Karolina Pliskova en Wimbledon. Los cuatro estarán en las canchas duras del Ariake Park de Tokio con la intención de cortar el camino de Osaka hacia el triunfo.

Con cuatro títulos de Grand Slam En su historial y tres finales en el torneo de Tokio (una victoria), Osaka tiene mucho tenis para ganar una medalla, incluso el oro, en los Juegos. “Después de tomarme las últimas semanas para recargar mis baterías y pasar tiempo con mis seres queridos, he tenido tiempo para reflexionar, pero también para mirar hacia adelante”, escribió la japonesa en un comunicado a principios de julio.

“No podría estar más emocionado de jugar en Tokio. Algunos Juegos olímpicos en sí mismos son especiales, pero tener la oportunidad de jugar frente a la afición nipona es un sueño hecho realidad ”, agregó, antes de saber que el público finalmente sería expulsado de los estadios.

Es imposible saber cómo le afectará la falta de espectadores que la hubieran podido llevar de un set a otro, aunque es probable que sus seguidores encuentren otras formas de transmitir su cariño a Osaka. Abrirá turno en la cancha central este sábado. Barty, líder de la clasificación mundial, será el primer sembrado, seguido de Osaka, de la bielorrusa Aryna Sabalenka y del ucraniano Elina Svitolina.

España participa en la selección femenina con las mejores del momento: Garbiñe Muguruza, Séptimo sembrado y que se encontraría con Barty en semifinales; Paula Badosa, En la temporada de su irrupción en la élite, Sara Sorribes, primera rival de la australiana, y Carla Suárez, que tras superar su enfermedad alargaron su gira de despedida con buenas sensaciones y cada vez más cerca de fichar grandes resultados ante las jugadoras de arriba de la tabla.

El puertorriqueño Monica Puig, campeón de Río 2016, no está en los Juegos por una lesión en el hombro.
También faltan las estadounidenses Serena Williams – “por muchas razones, no tengo ganas de hablar de ellas”, dijo – y Coco Gauff – positiva para covid-.

Entre los participantes, solo uno subió al podio olímpico individual en Río: la medallista de bronce checa Petra Kvitova.
El australiano Samantha Stosur Jugará sus quintos Juegos y la holandesa Kiki Bertens disputará su torneo de despedida en Tokio.

En su mejor temporada quizás no esté en juego, pero en términos de resultados en los grandes eventos, Novak Djokovic se destaca Tokio con los trofeos del Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon en la mochila. Si ganara el US Open en agosto, sería el primero en lograr el Grand Slam desde Rod Laver (1962 y 1969); Pero si sumaba el oro olímpico en el camino, se convertiría en el primer hombre en ganar el llamado Golden Slam, una hazaña que solo firmó la alemana Steffi Graf en 1988.

“No puedo tener una mejor preparación que la que tengo este año”, comentó en Tokio. Djokovic asegura que, tras muchas dudas, acude a los Juegos “por patriotismo”. Ya ganó una medalla de bronce en Beijing 2008, pero darle a Serbia un oro es particularmente motivador para él.

No podrá cruzarse en el cuadro con el español Rafael Nadal, ni con el suizo Roger Federer, ni con el italiano Matteo Berrettini, uno de los mejores esta temporada. El primero dimitió para evitar “excesos” en su cuerpo que pudieran impedirle “seguir luchando a medio y largo plazo por los títulos”. Más o menos las mismas razones que el austríaco Dominic Thiem. Federer y Berrettini estarán ausentes por lesiones.

Pero Djokovic tendrá que derrotar a hombres como el ruso Daniil Medvedev o el griego Stefanos Tsitsipas, sus respectivos rivales en las últimas finales de Australia y Roland Garros y que son segundos y terceros cabezas de serie de la tabla olímpica.