Después de cinco años, los Sudamericanos Conquistadores vuelven a llenar el estadio Barretos – Noticias

El evento reunirá, en dos ediciones, a casi 100.000 personas en el interior de São Paulo, Brasil.

Por Lucas Rocha
9 23 2019

Las actividades de la edición Alpha comenzaron la noche del martes 8 de enero.
(Foto: Anne Seixas)

La espera fue más corta de lo previsto. Luego de casi cinco años desde que terminó el IV Campamento Sudamericano de Conquistadores, comenzó una nueva edición del evento. El Parque do Peão, en Barretos, volvió a ver levantarse una ciudad de carpas y esta vez con una audiencia récord. Este martes por la noche, cerca de 40 mil participantes vivieron las emociones del inicio de la “mejor aventura”, tema del campamento.

Lea también:

Cerca de 40 mil participantes pudieron seguir la ceremonia inaugural en el estadio. El resto, los que integran los equipos de cocina, seguridad, salud y otros servicios de ayuda estuvieron colaborando con el evento. Sin embargo, seguramente pudieron presenciar los fuegos artificiales cuando el pastor Udolcy Zukowski, director de los Conquistadores de ocho países de América del Sur, clavó su hacha en un tronco para inaugurar oficialmente el Campamento de Conquistadores más grande jamás celebrado.

Unidad y acercamiento de los pueblos

El Gobernador del Estado de São Paulo, João Doria Jr., estuvo presente en los primeros momentos del programa y dirigió sus palabras no solo a los participantes brasileños, sino también a los representantes de cada uno de los otros siete países, con quienes habló. en español. . Doria calificó Camporí no solo como un encuentro de fe sino también de esperanza.

“Nuestro continente se fortalece cada vez más con la fe, con lo que tenemos en el corazón y con la fe que le dedicamos a Dios”, enfatizó. También destacó la importancia de las amistades, especialmente las que se harán a lo largo de los días. “El amor es expresión de la fe, y quien ama respeta a Dios, respeta a la familia, respeta a los amigos, respeta a su país”.

Doria concluyó destacando la contribución que la Iglesia Adventista ha hecho a la sociedad tanto en Brasil como en otros países; Un aspecto que también fue compartido por el alcalde de Barretos, Guilherme Ávila, quien recordó la forma en que los Conquistadores beneficiaron a la ciudad con acciones sociales y de salud, tanto en 2014, cuando se realizó la IV edición del Camporí Sudamericano, como en esto es cuando saldrán a la calle con nuevas iniciativas.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no estuvo presente pero envió una carta a los participantes, que fue leída por el pastor Helio Carnassale, director de Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista para ocho países sudamericanos. “Sé que entre ustedes los brasileños también hay jóvenes adventistas de países hermanos. De la misma manera sirven a Dios y quieren lo mejor para la humanidad. Les pido que les den la bienvenida y les muestren la reconocida hospitalidad del pueblo brasileño ”, escribió. “Que disfruten del encuentro que seguramente tendrán con Dios, y que eso marque la diferencia en la continuidad de la vida espiritual de todos ustedes, brasileños y hermanos extranjeros”.

Nueva vida

Después de cinco años, los Sudamericanos Conquistadores vuelven a llenar el estadio Barretos  Noticias

Dalma recibe un abrazo momentos antes de su bautismo (Foto: Lucas Rocha)

La noche también fue decisión de 30 conquistadores. Entre los jóvenes que optaron por entregar públicamente su vida a Jesús se encuentra la uruguaya Dalma Vilano, de 13 años. En su club hay tres, y completó las clases regulares de Amiga y Acompañante.

Además, hizo los estudios bíblicos junto con el Club, por eso no se lo pensó dos veces cuando tuvo la oportunidad de elegir bautizarse en el Camporí. “Es una muy buena emoción, porque voy a entregar mi vida a Dios. Todo lo que haga será por él ”, dijo minutos antes de su bautismo.

Vive en Montevideo, la capital de Uruguay, y ni siquiera la distancia de la familia en un momento especial le impidió tomar esta decisión. La madre y los hermanos de Dalma son adventistas, pero no vinieron al campamento. “El Camporí es un momento muy especial, ya es muy bueno entregarse a Dios, y qué podemos decir de hacerlo en un Camporí”, explicó.

Noticias relacionadas