Derechos Humanos pide a Ecuador adoptar medidas ante muerte de 121 presos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó este lunes a Ecuador a adoptar “medidas inmediatas y efectivas” para garantizar el derecho a la vida e integridad personal de las personas privadas de libertad, al condenar la violencia en diferentes cárceles de ese país que sale al menos 121 reclusos muertos en lo que va de año.

La agencia dijo en un comunicado que desde enero pasado a la fecha se han producido “diversos enfrentamientos entre detenidos pertenecientes a grupos rivales”, que, además de las muertes, han provocado decenas de heridos, entre ellos funcionarios penitenciarios.

La Comisión con sede en Washington advirtió “con preocupación que estas muertes ocurren en un contexto de repetidos hechos de violencia en las cárceles ecuatorianas”.

En concreto, se refirió a los hechos ocurridos en los centros de Azuay No. 1, Cotopaxi No. 1, Guayas No. 1, Guayas No. 4, Manabí No. 4 y Ríos No. 2, sobre los cuales se pronunció el 22 de julio. , 29 de abril y 26 de febrero.

La CIDH dijo que había tomado nota de las “diversas acciones implementadas” por el Estado ecuatoriano para dar respuesta a la crisis carcelaria en ese país.

Sin embargo, señaló que “se deben tomar acciones efectivas para prevenir y controlar posibles brotes de violencia en los centros de detención”.

Entre las acciones, propuso implementar protocolos para prevenir disturbios y restablecer las condiciones de seguridad; aumentar el personal de vigilancia y seguridad interna; imponer controles efectivos para prevenir el ingreso de armas y otros objetos ilícitos, y prevenir la actuación de organizaciones criminales en las cárceles.

También pidió garantizar la seguridad de los funcionarios que laboran en los centros de detención.

En el comunicado, el organismo enfatizó que los Estados deben investigar “de oficio y con la debida diligencia” todos los hechos de violencia registrados en los centros de detención y la muerte “de personas que se encuentran bajo su custodia”, buscando no solo el material responsable. sino de los posibles autores intelectuales y de aquellas autoridades “que por acción u omisión pudieran ser responsables”.