Criterios divididos sobre grafitis y rótulos en Cuenca

Criterios divididos sobre grafitis y rótulos en Cuenca
Las etiquetas o firmas se pueden ver en varias paredes de casas e infraestructuras de la ciudad. Xavier Caivinagua / El Mercurio

En 2019 se inició en Cuenca el “Programa de Eliminación de Grafitis”, que está liderado por “Keep Cuenca Beautiful”, una organización sin fines de lucro.

Esta iniciativa fue interrumpida por la pandemia, sin embargo, este grupo, que cuenta con miembros nacionales y mayoritariamente extranjeros, se reunió nuevamente el pasado jueves con el objetivo de retomar esta iniciativa y reorganizarse. Están buscando nuevos voluntarios, ya que muchos decidieron regresar a sus países de origen.

“Han venido a Cuenca varios extranjeros, pero no están muy al tanto de nuestra propuesta, quieren colaborar, pero no saben cómo hacerlo, por eso tratamos de canalizar esa buena voluntad … Contamos con la debida aprobación y apoyo del Municipio de Cuenca ”, dice. Juan Neira, coordinador del colectivo.

Criterios divididos sobre grafitis y rótulos en Cuenca
Miembros de la organización “Keep Cuenca Beautiful” borran los grafitis de las murallas de la ciudad. Cortesía

El 4 de septiembre inclusive, retomaron las mingas en la plaza San Francisco, y el sábado pasado lo hicieron en San Sebastián, donde tuvieron la visita del alcalde Pedro Palacios, recalcó.

Este fin de semana se concentrarán en la calle Benigno Malo, a la altura de ETAPA, para borrar los grafitis encontrados en esta zona.

publicidad

“Hacemos un llamado a las empresas públicas y privadas para que nos apoyen. Hace dos años Sherwin Williams nos donó 2,000 galones de pintura, pudiendo hacer un muy buen trabajo… Esta vez estamos trabajando con los remanentes de la temporada anterior ”.

Neira recordó que el objetivo del grupo es limpiar los grafitis del centro histórico de Cuenca, Patrimonio Cultural de la Humanidad, guiado por los lineamientos del Municipio de Cuenca y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

“Debo aclarar que no decidimos cuál o qué grafiti quitar, actuamos guiados por la Dirección de Áreas Históricas. Nos mueve nada más que el amor a la ciudad, es una forma que los extranjeros tienen de redistribuir el cariño con que han sido recibidos en esta hermosa ciudad, no hay interés, al contrario, apoyamos con bienes y personas ”.

Agregó que, a pesar de que el arte es subjetivo, uno de nuestros objetivos es “promover verdaderos artistas porque dentro de las personas que hacen graffiti hay muchos verdaderos artistas que están expresando lo que sienten, pero ¿por qué no encontrar un canal adecuado para demostrarlo? it… Nuestro objetivo antes de la pandemia era hacer de Cuenca una galería de arte al aire libre ”.

La otra cara de la moneda

Diseñador grafico Cristhoper Guzman es uno de los artistas que cuestiona las acciones que viene realizando “Keep Cuenca Beautiful”.

“No es su papel, porque creo que nadie puede pintar arbitrariamente la ciudad para tapar el grafiti, ni tampoco podemos hacerlo libremente porque generamos obras de arte para la ciudad. Creo que los muros son uno de los mejores lienzos porque el arte urbano debe ser público y no elitista ”.

“Thoper Man”, Como se le conoce artísticamente, agrega que incluso en lugar de ayudar hacen daño a la ciudad, porque usan colores que, en su opinión, no están a tono con la ciudad. “Hagamos más visibles la cultura y el movimiento, ya que el arte urbano nunca se va a perder. Si borran este arte, deberán presentar al menos un proyecto o festival ”.

Respecto a las etiquetas o también conocidas como firmas, descritas por algunas personas como garabatos, explicó que detrás de todo graffiti hay mucha preparación y muchas horas de experiencia.

“El hecho de manipular una lata de spray es una técnica, no todo el mundo puede generar una línea continua o un gradiente con este elemento, sin embargo, nuestro trabajo siempre se ha minimizado, a pesar de ser algo complejo que necesita un estudio previo”.

El artista visual, que tiene 33 años y lleva pintando en la calle desde 2008, precisa que las etiquetas se utilizan para “generar holgura de la mano”, técnica que muchas veces se cataloga como “mancha cuando está sola y suelta”. . “

“Si el artista urbano regala a la ciudad murales gigantescos y no reconoce los miles de dólares que cuestan, entonces las propias murallas van a ser nuestros mejores lienzos y cuadernos de bocetos donde vamos a pulir las líneas y luego generar nuevas obras”. .

También compartió que estas etiquetas o firmas se hacen para demostrar y llamar la atención de las autoridades. “El artista expresa así que muchos espacios están abandonados, a pesar de la existencia de un presupuesto y una ordenanza que nos ampare. Nosotros mismos tenemos un plan que pasa por el rescate de muros olvidados, tomamos espacios que llevan años tirados a los que nadie ha puesto una gota de pintura, hay muchos lugares que se están cayendo a pedazos y necesitan vida ”.

Finalmente, aseguró que varios artistas quieren salir a pintar las calles, no solo grafiteros, scratchers, sino diseñadores, artistas visuales, muralistas, aficionados a la pintura … “Es un espectro mucho mayor, ya no es solo un Problema estético y de ciudad “.

«No es solo decir que vamos a borrar, vamos a erradicar y vamos a encontrar quiénes son los que pintan las paredes y vamos a penalizar, ¡no! La cosa va más allá. Si nuestro movimiento está creciendo mucho en la ciudad, entonces debería ver ¿Quién está detrás de él? ¿Por qué lo hacen? ¿Qué quieren hacer? ¿Qué están buscando? … ¿Será que estamos buscando más espacios? ¿Qué es una expresión no reconocida?… »(I)

.