Cristiano desafía a Simone en una nueva recorrido de la Lazo de Campeones

Nadie ha afectado más goles al Deportivo de Madrid de Diego Simeone que Cristiano Ronaldo, una pesadilla recurrente en la Lazo de Campeones para el equipo rojiblanco y el preparador, que inician este miércoles una prueba de fuego de consecuencias imprevisibles contra él y el Manchester United, con la presión que genera un curso al borde del fiasco, con el debate extenso en torno a la figura y el futuro del técnico más triunfador de su historia y con unas dudas aún incesantes, como incluso le surgen a su adversario.

Ni Lionel Messi (14 goles al conjunto del ‘Cholo’) ni Neymar (6) ni Luis Suárez (8), cuando jugaba en contra, ni Karin Bemzena (5) ni ningún de los goleadores frente al Deportivo a lo dadivoso de toda esta plazo han sido tan dañinos como Cristiano Ronaldo, con 21 goles en sus enfrentamientos contra Simeone, entre el Efectivo Madrid y el Juventus, y protagonista de sonoros batacazos del Deportivo, más aún en la Lazo de Campeones.

La última vez que llegó a semifinales, hace un quinquenio, en 2016-17, la aniquilación fue obra de Cristiano, con tres goles en el Santiago Bernabéu en el choque de ida. La final de un año antaño, en 2015-16, la perdió con el penalti final afectado por el divo portugués. Y el adiós ruidoso del adiestramiento 2018-19 en octavos frente al Juventus incluso llevó su firma en cada una de las tres dianas que desbordaron al Deportivo en una competición que todavía es esquiva para el asociación de Simeone, tan cerca hace un quinquenio y tan allá ahora de exceder tal anhelo.

Es el torneo que más desvelos, pero incluso más ansia, provoca en el conjunto rojiblanco, que evidencia su peor momento de toda la plazo del técnico al frente del equipo, porque su defensa no se parece en mínimo a la que fue, porque su bisagra no trasmite más que inquietudes, porque se mueve en la indefinición sobre qué quiere y cómo se plantea lograrlo y porque casi nadie está a la mérito de las expectativas del pasado verano.

Ni siquiera el Wanda Metropolitano es el fortín de antiguamente. Ni a nivel genérico, con el zaguero ejemplo de la derrota contra el zaguero de la Lazo, el Naciente, del pasado miércoles por 0-1, ni en la Lazo de Campeones, en la que ha perdido sus dos últimos duelos como nave: 2-3 contra el Liverpool, aunque quizá mereció más, y 0-1 con el Milan, cuando el coalición italiano lo redujo a la mínimo con una intensa presión en campo contrario que probablemente hará el United y que tantas dificultades genera en el Deportivo, que se ve en un callejón sin salida en presencia de tal agobio.

publicidad

Nunca hubo un momento menos entusiasta para el Deportivo para tocar una eliminatoria de la Lazo de Campeones como ahora, con dos o más goles en contra en nueve de sus últimos 13 choques oficiales, cuando se aproxima el choque con Cristiano Ronaldo, pero siquiera una oportunidad tan visible y tan reconocible de oponerse y reivindicarse como el partido de este miércoles. A nivel colectivo e individual: Joao Félix, Jan Oblak, Renan Lodi, Héctor Herrera, Marcos Llorente…

Mientras Simeone idea recuperar la estructura de cinco a espaldas desde el principio (volvió a utilizarla el pasado sábado en presencia de el Osasuna en cuanto el partido avanzó unos minutos), sufre las bajas de Koke Resurrección, Matheus Cunha, Daniel Wass y Yannick Carrasco, recupera a Thomas Lemar, tiene la duda de Benjamin Lecomte (retirado en su domicilio por ser contacto severo de un positivo de Covid-19) y aguarda si José María Giménez está en condiciones para formar desde la adscripción titular, surgen varias certezas en el merienda para el duelo de este miércoles.

Por ejemplo, la delantera, con la envite por Joao Félix y Santo Correa para esa posición. Ni Luis Suárez ni Antoine Griezmann, en este zaguero caso por una cuestión del limitado represión competitivo que ha atravesado desde el 12 de diciembre; tan pronto como 34 minutos en los últimos doce choques entre una ultraje muscular y la recaída posterior, de la que ya está recuperado, a disposición del técnico y preparado para rearmar a su conjunto.

En el medio, Simeone pierde a Koke, por una ultraje muscular, pero recupera a Lemar. Entre él y Geoffrey Kondogbia se debate una de las plazas en el triángulo del medio campo, en el que previsiblemente se mantendrán tanto Héctor Herrera como Marcos Llorente, libre para demostrar sus mejores cualidades de medio campo con destino a delante por la renovada alternativa en el vecino derecho por Sime Vrsaljko.

Así será incluso este miércoles, con Stefan Savic como central derecho, con José María Giménez o Felipe Monteiro en el medio, con Reinildo Mandava en el perfil izquierdo, donde parece haberle rebaño el sitio a Mario Hermoso, y con Renan Lodi para todo el carril siniestro. Jan Oblak, reencontrado con sus paradas en los dos últimos encuentros, cubrirá la meta de la pesadilla más terrorífica de todas para el Deportivo de Simeone: Cristiano Ronaldo.

Pero el United siquiera llega en su mejor momento de la temporada, aunque al menos los ‘Diablos Rojos’ han alto poco el planeo en sus dos últimos partidos. Las victorias en presencia de el Brighton y el Leeds United han alegrado la situación del United en la tabla, aunque en uno y otro encuentros dejó dudas; sudando tinta china para cerrar un duelo con un atleta más en presencia de el Brighton y con un Leeds que les igualó un 0-2 en tan pronto como un minuto.

El equipo de Ralf Rangnick es un flan en defensa, con Harry Maguire siempre en las fotos y Raphael Varane que aún añora el nivel que le hizo animar cuatro Copas de Europa cuando vestía de blanco. En el seno del vestuario de los de Old Trafford hay dudas sobre los métodos de Rangnick, que no ha supuesto el cambio de rumbo necesario tras la marcha de Ole Gunnar Solskjaer, pero la errata de consistencia puede no ser un problema en una competición en la que el United ha dejado noches memorables en los últimos primaveras. La mejor de todas ellas, la aniquilación del PSG en 2018.

A aquellos tiempos se agarra el United, encima de un Cristiano que solo ha afectado un gol en este 2022, pero que se mantiene como el mayor artillero del equipo con 15 tantos. Sus registros contra el Deportivo son, encima, excepcionales. A los rojiblancos les ha afectado 25 goles, la segunda víctima favorita de su carrera, tan solo por detrás del Sevilla, al que hizo 27 goles en su etapa como madridista.

Para el duelo del miércoles, Rangnick cuenta con casi todos sus efectivos, a excepción de Mason Greenwood, apartado por supuestamente golpear a su pareja, y Edinson Cavani, que se ha perdido los últimos tres encuentros por una ultraje en la ingle.

Deportivo de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Giménez o Felipe, Reinildo, Lodi; Llorente, Herrera, Lemar o Kondogbia; Correa y Joao Félix.

Manchester United: De Gea; Shaw, Maguire, Varane, Dalot; Fred, McTominay, Pogba; Fernandes, Cristiano y Sancho.

Árbitro: Ovidiu Haţegan (Rumanía).

Estadio: Wanda Metropolitano.

Hora: 21.00. EFE

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/02/23/cristiano-desafia-a-simone-en-una-nueva-jornada-de-la-liga-de-campeones/