Carnavalasso

            A la voz del carnaval todo el mundo se levanta, todo el mundo se levanta, Rusia, Estados Unidos y además la Asamblea Doméstico.

            A vísperas de carnaval todo queda armado para que cualquier hecho, acontecimiento, chiste de Estado o ruptura pueda suceder. A nivel mundial, una pugna inhumana y desatinada con los tiempos y realidades. Cruel con la humanidad y la desesperación de los pueblos.

Pero veamos al país. Está todo avispado para un carnavalasso. Sí. La Asamblea Doméstico de mayoría correísta viene intentado remover a la contemporáneo presidenta de este Poder del Estado. Sus intentos son desproporcionados y repetidos. Hace pocos días ya destituyeron a la Superintendente de Bancos y Seguros en una deducción de mayoría de coletazo, el todo por el todo y ruptura. Ahora, con artimañas, proponen la revisión de la conformación del Consejo de Empresa Legislativa y la posible destitución de su presidenta. Es asegurar, desestabilizar y que vuelva el poder a manos de los que se feriaron el país.

            Entonces, el Presidente de la República se encuentra delante un Legislador que desde hace rato no es suyo. No tiene mayoría en este Poder y ni existe en su interior un leve de coherencia por el Ecuador. Así, luego del desorden de los últimos días en el Consejo de la Judicatura y Consejo de Décimo Ciudadana y Control Social, ha llegado el turno a la Asamblea Doméstico. Los incitadores: los mismos de octubre de 2019.  

Hay muy pocas opciones para que Guillermo Lasso pueda reorganizar su mandato.  Intentar la crimen cruzada podría ser su propio carnavalasso, no le serviría, no tendría ya el apoyo popular para triunfar en una nueva selección. El camino de encontrar una mayoría que le permita consolidarse y diligenciar el país es lo que le queda, pero tal parece que mientras no rediseñe su equipo de trabajo ‘político’ aquello quedará en quimera.

publicidad

            El Gobierno esta viviendo un momento crítico en la despacho y administración del país. El Ejecutor está en su propio carnavalasso y no hay quién ayude en serio a Lasso. (O)

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/02/26/carnavalasso/