Carlos A. Ycaza: El cálido encanto de las mascotas domésticas y su importancia en la vida familiar | Columnistas | Revista

“Mi cachorro. Un corazón latiendo a mis pies”. Palabras del gran escritor estadounidense Edith Wharton (1862-1937). Pero no solo las grandes mentes tienen esa sensibilidad hacia sus mascotas. Esta portada de La Revista no solo es un homenaje a esos seres cuadrúpedos de todas las formas y perfiles que acompañan nuestra vida, sino también para celebrar a aquellos que desinteresadamente, en tareas que muchas veces casi no tienen retribución, dedican su vida a salvar a los perros del destino más cruel: el abandono.

El tema de las mascotas nunca pierde su vigencia, cada vez que nos enfocamos en él, las tasas de lectura se sobrecalientan de inmediato. Y en tiempos de pandemia, los ejemplos de sacrificio y solidaridad que hemos visto en diferentes sectores de la sociedad renuevan la fuerza para afrontar cualquier crisis. Tal vez suceda porque en los ojos de las mascotas descubrimos la ternura permanente que no vemos en los seres humanos de nuestro propio entorno y que nos llena el corazón de gratitud.

Florita, el perro salchicha que nos acompañó durante 15 años, compartió el lecho conyugal hasta sus últimos días. Fue ese terrible momento de ver a un animal ciego y sordo sufrir una caída que la dejó desolada. Ponerla a “dormir”, como el otro que la precedió, es siempre una decisión tan dolorosa, sobre todo cuando uno siente en ellos ese corazón palpitante del que habla Wharton. Nunca podremos desprendernos de esa entrega total a nosotros, esa fidelidad incansable que siempre llena de calidez un hogar. (O)

PAG