¡Asamblea!

Somos conscientes que de las 268 personas que recibieron la perdón, la semana pasada, con 99 votos de los asambleístas, no todos son culpables de la colosal y feroz acometida que sufrió la renta y el país, en octubre del 2019. Pero no podemos olvidar que muchos de ellos, actuaron como rufianes, delincuentes y  terroristas, que sin consideración y respeto alguno, torturaron y secuestraron a policías y periodistas; quemaron la contraloría, un canal de televisión, recintos policiales, militares, paradas de buses; retuvieron pozos petroleros; destruyeron parques, carreteras, edificios públicos y privados; saquearon almacenes, negocios; violaron a mujeres policías, etc. etc. Desgraciadamente con esta descabellada concierto por parte de los “honorables”, la asamblea doméstico nunca pudo caer más bajo. Prácticamente con este proceder, están legalizando el terrorismo y la delincuencia; ahora todo el mundo puede trasgredir la ley, el rato que le dé la deseo. Están confirmando que no tienen probidad ni capacidad para continuar representándonos, en una función tan delicada que el pueblo les encomendó. Su sinvergüencería no tiene límites, al  desmentir que hubo un acuerdo previo, dicen que todo fue una coincidencia para contribuir a la paz y a la mecanismo del país!  Estos impúdicos, deben objetar a la nación, ya que actuaron como lo que son, unos viles y miserables sátrapas, que escudándose en la oscuridad de la albor, vendieron su voto y su consciencia (si es que la tienen), para redimir “el pellejo” de otros tantos marrulleros, delincuentes, terroristas. Es una pena y una vergüenza que el segundo poder del estado, en su mayoría, esté representado por masa insípido,  oportunista, corrupta, sin consciencia, despojada de todo principio ético y ético, que solo buscan su admisiblemente personal y de su partido; lo cual le ha convertido a la Asamblea Doméstico en un circuito que huele a miasmas, con emanaciones de efluvios putrefactos. Urge que antaño de que el País toque fondo, se cambien las leyes, para que el poder constituyente esté en manos de masa prudente y preparada; ya que omitido honrosas excepciones, hoy, esta turba de ladinos asambleístas, son una deshonra y  una sutura para el pueblo. (O)

La entrada ¡Asamblea! se publicó primero en Diario El Mercurio.

Fuente: https://elmercurio.com.ec/2022/03/20/asamblea/