Anciana cuenta historia de apartamento que nunca existió – Noticias

María entendió que Dios envió a sus ángeles para cuidar a su hermano solitario en la víspera de Año Nuevo.

Por Andrew McChesney
2 23 2019

Maria Bachvarova, de 73 años, se encuentra en un balcón en la sede de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Sofía, Bulgaria, en diciembre de 2018.

Tres ancianas decidieron realizar dos sesiones especiales de oración para sus familias en la víspera de Año Nuevo en Sofía, Bulgaria.

El trío y todos los miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Sofía Occidental oraron a las 11:30 p.m. y luego nuevamente a las 12:15 am en sus casas, en la capital de Bulgaria.

Lea también:

Soldado sudanés recibió sueño divino

Esa noche, cuando llegó el momento señalado, María Bachvarova dejó a su esposo e hijo adulto en la sala y se fue a otra habitación. Oró para que su esposo e hijo aceptaran a Jesús. Le impresionó especialmente orar por su hermano menor, Nikolai. María había invitado a Nikolai, de 66 años, a asistir a una celebración de Año Nuevo en su casa, pero él no había llegado.

Nikolai fue amable, diligente y honesto, pero sufrió una serie de desgracias. Nikolai había sido anteriormente un ejecutivo de negocios bien pagado, pero quebró después de un robo; Y por si fuera poco, su mujer lo había abandonado. Ahora estaba casi sin un centavo, trabajando como vigilante nocturno en un sitio de construcción. A menudo visitaba a María en busca de comida y un lugar para pasar la noche.

María oró por Nikolai durante 25 minutos, regresó a la celebración familiar durante 20 minutos y luego oró nuevamente por su hermano.

Al día siguiente, apareció Nikolai y relató la siguiente historia.

La noche anterior, se suponía que debía vigilar un sitio en construcción por la noche. Pero cuando llegó, el otro guardia lo despidió, diciendo que estaba esperando a su esposa y que ambos querían celebrar el Año Nuevo juntos en el lugar.

Nikolai fue a la parada del tranvía a las 10:30 p.m. y esperó dos horas a que un tranvía lo llevara a la casa de su hermana. Sin embargo, el tranvía no llegó.

Un nuevo edificio de apartamentos estaba detrás de la parada del tranvía.

De repente, se abrió una ventana en el edificio y aparecieron un hombre y una mujer e invitaron a Nikolai a su casa.

Nikolai entró en un apartamento bien amueblado y lo llevaron a un cómodo sillón. Más tarde, lo alimentaron con una comida deliciosa y sus anfitriones tocaron algo de música, que resultó ser su tipo de música favorita. Como ejecutivo de negocios, había desarrollado un gusto por las cosas buenas y ahora disfrutaba de su antiguo estilo de vida.

Por la mañana, sus anfitriones lo despertaron y le dijeron que había un taxi esperando afuera. Ya habían pagado la tarifa. Se despidieron y le entregaron un billete de 50 lev búlgaros, unos 30 dólares.

María comenzó a llorar mientras su hermano contaba la historia.

“Dios se ocupó de ti anoche”, dijo.

Ella le dio una Biblia y un libro adventista para que se los presentara a la pareja.

Varios días después, Nikolai le devolvió la Biblia y el libro a María.

“Regresé al edificio de apartamentos y encontré que estaba sin terminar”, dijo. “Nadie vive allí”.

En ese momento, María comprendió que Dios había enviado ángeles para cuidar a su hermano solitario en la víspera de Año Nuevo. Dios había respondido a sus oraciones por Nikolai de una manera notable.

“Creemos que Dios es como nosotros y que nuestros caminos son sus caminos”, dijo. “Dios de alguna manera trató de llegar a mi hermano al nivel en el que estaba”.

Ella cree que Dios tuvo éxito. Nikolai nunca se bautizó, pero asistió a la iglesia con su hermana durante varias semanas después del milagro de la víspera de Año Nuevo de 2012. Luego murió.

Noticias relacionadas