28 detenidos por violencia doméstica en una semana

Durante la semana de 21 al 27 de diciembre, en Tungurahua La Policía Nacional detuvo a 69 personas, de las cuales 28 fueron aprehendidas por Violencia doméstica.

Esta cifra aumentó cinco veces, en comparación con la semana de 14 al 20 de diciembre, en el que se registraron cinco detenidos por esta causa.

Comandante Richard Karolys, jefe de la Subzona de Policía de Tungurahua, Informó que de los 28 involucrados en este delito, 20 se encontraban bajo los efectos del alcohol.

LOS DATOS
Tungurahua es la quinta provincia con mayor número de emergencias relacionadas con violencia contra la mujer u otros miembros del núcleo familiar.

En el sur de Ambato, el domingo 27 de diciembre, una joven de 25 años vivía un infierno, cuando al amanecer su pareja llegó ebria para agredirla física y verbalmente.

De un empujón la envió contra un mueble, la mujer se cayó al piso y se golpeó la cabeza. Mientras tanto, el hombre amenazó con matarla, “Te voy a hacer picadillo”, le dijo.

El padre de la víctima ingresó al lugar y pudo defenderla. No era la primera vez que el agresor actuaba, la joven tenía un boleto de ayuda.

Otro caso de extrema violencia ocurrió el viernes 26 de diciembre en Quero. La víctima era una mujer de 30 años.

Cuando llegó la policía, tenía sangre en el cuello y no paraba de llorar. Tu pareja, un hombre de la misma edad, la atacó con palos y puñetazos por todo el cuerpo.

Los uniformados ingresaron a la casa del perpetrador, donde varios familiares del agresor agredieron a los policías con palos, acusándolos de ser los amantes de la niña.

Mientras ocurría el escándalo, el agresor escapó por un agujero que hizo en el techo.

El mismo día En Píllaro, a las 22.00 horas una mujer de 34 años llamó al 911 de ECU para pedir ayuda, luego de que su esposo, que estaba borracho, la golpeara por viajar a Machachi para ver a sus padres.

La mujer trató de escapar, corriendo hacia la casa de su vecino, pero el abusador la alcanzó. La golpeó varias veces en la cara, la tiró al suelo para darle una patada en el cuerpo y luego la asfixió. El hombre fue detenido por la Policía.

Rosario Jurado, psicóloga clínica, dijo que “lamentablemente la idiosincrasia de nuestra sociedad relaciona la diversión con la ingesta de alcohol, que distorsiona por completo la esencia misma de esta o aquella fecha festiva, como en este caso la Navidad o la llegada de un nuevo año. Cuando consumimos alcohol, cambia la forma en que funciona nuestro cerebro. Esto altera nuestra capacidad de decidir y nos motiva a tomar decisiones que, en circunstancias normales, serían estúpidas. “

Además, la Psicóloga Clínica aclaró que los efectos no son los mismos en todos los borrachos, los cuales pueden ocurrir desde una reducción de la tensión, euforia, sensación de comodidad, vivacidad, fraternidad, excitación sexual, hasta una pérdida progresiva del autocontrol que altera el comportamiento de los bebedores y exacerba las emociones e impulsos primitivos según la personalidad, los conflictos y el entorno en el que se encuentra cada individuo.

“Ahora el encierro le dio una tonalidad especial a la realidad de todos y muchas personas derraman sus frustraciones en su entorno familiar, que se ve agravado por la ingesta de alcohol”, concluyó Jurado.

TOMAR NOTA
En el Hospital General Docente de Ambato hay una sala de recepción donde pueden acudir las víctimas de la violencia.

Las personas que quieran denunciar actos de violencia pueden acercarse a la Fiscalía o llamar al 911 o 1800 DELITO (33 54 86).

O también acércate al Devif, ubicado en las calles Quis Quis y Atahualpa, frente a la escuela Bolívar en Ambato. (APQ)

.